Juego de rol por foro de acción sobrenatural y terror.
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Ficha de Ricardo Ramirez

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Razpiel
Hechicero Novato


Mensajes : 97
Fecha de inscripción : 07/10/2013

MensajeTema: Ficha de Ricardo Ramirez   Sáb Oct 12, 2013 7:03 pm

- Nombre: Ricardo Ramírez Barquero.

- Apodo: “Razpiel” o "
Raz"
para las amistades más cercanas.

- Edad: 29 años.

- Sexo: Masculino.

- Idioma Natal: Ingles.

- Clase de PJ: Hechicero.

- Apariencia: A los ojos de los demás Ricardo es una persona alta, de aproximadamente unos 1,90 metros de altura, de contextura un poco atlética, tez morena, cabellera un poco larga y peinada hacia atrás, de coloración blanca como si fuera algo sagrado y los ojos de un tono celeste como si entre ellos y sus cabellos se reflejase ver el cielo entre las nubes.

No posee cicatrices visibles a simple vista, pero si posee algunas en la cabeza de su tiempo como practicante de artes marciales, escondidas por su cabellera blanca, además de poseer las cicatrices en todo su tronco por la lucha del pasado que lo marcó de por vida, tanto en lo físico como en su alma.

En vestimenta siempre trata de variar un poco el uso, pero algo que nunca puede cambiar son dos simples cosas… Su gabardina azul, con unos detalles dorados (Ya que dice que le dan “distinción” y un pantalón negro, el cual por obvias razones no es el mismo siempre que sale de su casa, puede ser de distintas telas, pero el detalle de siempre es que es negro puro.

- - Apariencia - -:
 

- Personalidad: La personalidad de Ricardo es un poco difícil de describir pero se tratará de hacer el esfuerzo de hacerlo. Ricardo es una persona de actuar frío e indiferente en frente de todos los que lo rodean y en cierta forma si logra implantar esa imagen en las personas que recién lo conocen, pero en aquellas que lo conocen por mucho tiempo, saben que esa es solo una máscara para tapar su verdadera naturaleza.

La verdad detrás de la máscara que usa Ricardo es una mentalidad retorcida y forjada en el fuego de la batalla. Al conseguir sus poderes actuales de la forma en la que lo hizo, su mente se encuentra siempre en un estado berserker en busca de batallas. Aunque en estado normal es fácil mantener la máscara de frialdad, y aun así luchando contra humanos pero al enfrentarse contra alguna criatura que despierte sus poderes ocultos, su cuerpo comienza a sentirse caliente porque su sangre comienza a hervir y su máscara simplemente se cae al tener al frente de si un oponente contra el que vale la pena luchar, mostrando esa personalidad deseosa de un combate y que haría lo que fuera por ganar.

- Historia:

- - La vida del “Humano” - -


Un dicho del cual su origen no puedo acordarme dice exactamente “Ten a tus amigos cerca, pero a tus enemigos más cerca”, pero ¿El tenerlo “más cerca” qué significa? ¿Será tenerlo a la par de ti siempre? ¿Será tenerlo amarrado a ti? ¿O será tenerlo dentro de ti? Aunque no se sabe exactamente a qué se refería el dicho anteriormente escrito, se entiende que debes más conciencia sobre los seres que consideres tus enemigos que de tus mismos amigos, y de esto Ricardo es un vivo ejemplo, ya que simplemente él tiene a uno de sus némesis dentro de si.

El nacimiento de Ricardo ni él lo recuerda, pero de lo poco que sabe es que al nacer, junto a su hermano gemelo segundos menor que él, su padre lo tomó en sus manos y lo alejó de él, su madre y su hermano desde casi el mismo momento del parto. El niño fue enviado a unos conocidos de su familia en la costa oeste de los Estados Unidos, donde el niño pasó casi todos sus días de su infancia. Su crecimiento fue rodeado de pocas comodidades, pero fue una infancia pasiva para el niño aunque hay que afirmar que desde pequeño sus padres adoptivos siempre lo enviaban a clases de esgrima, de pelea cuerpo a cuerpo y de todo tipo de artes bélicas que dieran por el sector de Los Ángeles. Desde el inicio el niño le preguntaba a sus padres el por qué era enviado a tantas clases de artes marciales, y sus padres siempre le daban la respuesta de que era por que ocupaba saber defenderse, algo que el niño nunca entendió el por qué la cantidad enorme de clases y que ahora si lo entiende.

Las clases de artes marciales que eran casi 3 por día y de distintos estilos estaban complementadas por el sistema educacional, en el cual sus padres también le pedían buenas notas al chico, no perfectas, pero le pedían que se esforzara al máximo con sus estudios. Al chico le atraía más todo el conocimiento teórico que adquiría en la escuela, que todas las clases de artes marciales a las cuales iba, pero por su habilidad nata a las artes marciales era que no se iba de ellas y se enfocaba solo en lo teórico.

Su infancia pasó envuelta entre estudio y artes marciales, y al crecer el joven fue descubriendo sus gustos en las artes marciales, dejando de lado las que no le gustaban y practicando con más esmero las que le atraían. Este cambio aumentó el tiempo libre del joven, permitiéndole enfocarse más en la parte teórica y teniendo tiempo libre para poder salir con amigos, tener su primera novia y otras actividades básicas de la adolescencia, pero algo en esta etapa le iluminó qué camino tomar y fue cuando asistió a un torneo de kendo en Japón.

En síntesis se podría decir que todo el país lo atrajo, pero fue específicamente los tures que hizo por el país lo que le abrieron los ojos a todos los recuerdo que los antepasados había dejado, y así fue como el joven, después de ver todos los monumentos y lugares históricos, quiso ser historiador y explorador. Sus padres apoyaron esa idea e impulsaron al joven a seguir su sueño, ya que la idea de que el joven fuera experto en artes marciales se había cumplido hace muchos años, por lo que el joven comenzó a enfocarse en sus estudios y al terminar la secundaria logró entrar a la universidad en la carrera que quería: Historia.

Al irse de se casa en los suburbios de la ciudad de Los Ángeles, a la universidad en otro estado, sus padres le dieron un collar, era un hermoso collar de plata, con una joya azul como colgante, al dárselo su padre le dijo:

- Ricardo, pase lo que pase, nunca que quites ese collar, no te preocupes por el agua, que ese metal no puede oxidarse ni con agua marina, así que pase lo que pase y te digan lo que te digan, nunca, pero nunca te quites ese collar, es algo que tu madre y yo te pedimos que nos prometas antes de irte de esta casa.

- Pero papá, ¿Por qué no me lo puedo quitar?

- Eso es algo que no te podemos decir todavía hijo, a su momento lo sabrás, simplemente por ahora te pedimos que creas en nosotros y nos prometas que nunca te quitarás el collar.

El joven en ese momento sintió que tenía más preguntas que respuestas del por qué de ese ese collar y los motivos de tener que usarlo siempre, pero sus padres se lo pedían, así que el joven con un gesto de su cabeza, y una sonrisa en su rostro aceptó el pedido de sus padres, se puso el collar y se fue de su casa, viendo como sus padres lo despedían en la puerta de la casa.

- - El nacimiento del explorador - -


Al llegar a la universidad el joven Ricardo sabía muy bien a que se enfrentaba y que quería para su futuro por lo que de inmediato comenzó a enfocarse en sus estudios, y el tiempo libre que le quedaba lo aprovechaba en actualizarse y mantenerse afilado en sus artes marciales favoritas, por lo que su vida social estuvo solo resumida a las interacciones sociales dentro de la universidad y en los espacios de estudio de artes marciales. Al continuar con sus estudios el joven Ricardo comenzó a brillar entre sus compañeros, por lo que sus profesores que tenían grupos avanzados de trabajo de campo en arqueología u otras materias le preguntaban al joven que si quería ir con ellos a las giras o trabajos, a lo que el joven muy alegremente aceptaba.

Los años pasaron, y aunque el ya hombre duró más que todos los demás en terminar su carrera universitaria, su experiencia en campo era exponencialmente mayor, siendo tanta la diferencia que Ricardo hacia expediciones de arqueología o estudios de documentos encontrados en ruinas arqueológicas desde antes de graduarse, ya que siempre tuvo buenas recomendaciones por parte de sus profesores. El hombre de blancos cabellos era uno de los mejores exploradores que había, por el simple hecho del acúmulo de conocimientos que había hecho con sus estudios y las habilidades marciales que poseía por sus años de entrenamiento, lo que le beneficiaba para conseguir trabajos buenos a penas con graduarse.

Ricardo como explorador tuvo el placer de liderar varias excavaciones y de estar en muchas otras más, estando en Grecia, Italia, Reino Unido, Egipto, pero el lugar que más le gustaba era Japón, donde su sueño empezó. El hombre de cabellos plata además de ser uno de los mejores tenía otro punto que lo hacía muy atractivo para contratarlo y era el salario, mientras todos sus compañeros cobraban cantidades de dinero de seis cifras por mes, Ricardo solo pedía que se le pagara solo los gastos de la expedición y sus gastos personales lo que era un gran ahorro de dinero para sus empleadores, pero el punto que separaba al explorador de los demás era un requisito que él ponía al ser contratado: “De todo lo que se encuentre, yo me dejaré el artículo que más me atraiga, el resto es de ustedes”;
esta oración y exigencia del explorador hacia a más de un empleador dudar de contratarlo, pero como sabía que las ganancias eran lo más importante en este negocio, aceptaban de todos modos.

Muchas cosas acabaron en las manos del explorador y guardadas en su casa en la tierra que le dio la inspiración, Japón, específicamente Kyoto. Libros, armas, tablillas, cosas de valor histórico invaluable para la humanidad estaban acumuladas en la casa del explorador, en la cual el hombre dedicaba días de su tiempo para traducir lo que ahí se decía, o probando la eficiencia de las armas (que si se daban cuenta de que usaba armas de valor histórico de más de 200 años de antigüedad cualquier historiador o arqueólogo decente lo mataría a golpes), fue así que encontró la que hoy es su arma favorita, una espada Japonesa, de más de 500 años que aún con el paso del tiempo mantuvo su filo, un filo exquisito que corta el tatami como si fuera mantequilla, y fue algo que a Ricardo le sorprendió en el momento, pero que hasta más tarde se enteró el por qué esa espada se conservó perfectamente por más de 500 años.

En esa época es donde todo empezó, el cómo pasó de ser un ser humano “normal” a ser una existencia nada parecido a lo que se puede llamar “normal”.

- - La muerte del “humano”;
el nacimiento del “Semidiós” - -


Era otoño, cuando una solicitud de trabajo le llegó a Ricardo, una exploración de unas cavernas en una isla cercanas a Grecia, el trabajo decía que había evidencias de que esa isla fuera donde el dios griego Zeus, tenía prisionera al titán Prometheus, por lo que podría haber artículos de culto en el sitio, lo que emocionó al explorador y simplemente aceptó sin pensar dos veces.

El viaje fue largo, desde Japón hasta Grecia y después en barco hasta la isla, pero al llegar la emoción de la exploración hizo que el hombre olvidara el gran cansancio y la descompensación horaria, por lo que encargando a sus ayudantes que armaran el campamento, el hombre salió de inmediato a explorar la isla. La isla antes mencionada era de un área mediana, por lo que no se podría explorar en un solo día, además contando que el explorador no estaba en su mejor condición, por lo que simplemente decidió explorar los alrededores en busca de alguna pista o evidencia de actividad no natural en el lugar.

Exploró toda la tarde por los alrededores del campamento, hasta que encontró algo en las cercanías, era un tipo de monumento de fabricación humana, un gravado en piedra de escritura griega antigua, el cual le causó emoción por el descubrimiento, por lo que tomando apunte de lo escrito, se devolvió al campamento para descifrar lo que ahí decía. El hombre pasó parte de la noche con sus libros y la transcripción que hizo del texto en el monumento, y al terminar de traducirlo, algo en el texto lo hizo sonreir:

”Aquí se haya el lugar donde sufrió el benefactor de los humanos Prometheus, el cual al ser liberado dejó su ultimo truco contra los Dioses. El cual solo puede ser poseído por el ser que luche contra su propia raza por el bien de los humanos”


Al leer la traducción de la descripción en el gravado de piedra, Ricardo mostró una sonrisa como ninguna, y al terminar su trabajo del día, se fue a dormir, esperando al amanecer.

A la mañana siguiente, al levantarse, tomó su equipo básico de explorador: su gabardina, sus herramientas y su katana favorita, y se dirigió hacia el interior de la isla, en busca de lo que la inscripción se refería como “El último truco contra los Dioses de Prometheus”. Caminó con todo el equipo de exploradores por más de 2 días hacia el interior de la isla, encontrando otras pistas en el camino, las cuales descifraban más el misterio del “Último truco de Prometheus”. Al parecer al ser liberado Prometheus por Hercules, el titán poseía un gran descontento contra los dioses por el castigo que le impusieron, pero sobre todo por como trataban a los humanos en ese momento, por lo que sabiendo que el reinado de los dioses al mandato de Zeus no sería por siempre, y eso significaba su muerte, Prometheus tomó uno de los fragmentos de la piedra donde estuvo encadenado y con uno de los eslabones rotos de las cadenas que lo ataban gravó en la piedra una forma de matar a los Dioses, pero no enfocada hacia otros Dioses, sino hacia los humanos y al hacer esto el titán les entregó a los humanos un arma capaz de matar a un Dios, pero solo usable por un humano. El tiempo pasó y varios humanos trataron de usar el grimordio dejado por Prometheus pero ninguno sin éxito, y se encontraron registros de Dioses tratando de usarlo, pero no podían ni acercarse a la tablilla.

Las historias recolectadas por Ricardo en la expedición lo llevaron a un punto en específico: “Si un humano era incapaz de usarlo, pero un dios no se le podía acercar, entonces ¿Qué pasaría con un semidiós?”. Discutía ese punto en las noches con sus compañeros de expedición, y llegaban al mismo punto siempre, que no había registros de que ese hecho existiera, ya que ningún semidiós que quisiera matar a los dioses logró poner sus manos sobre el grimordio.

Los días pasaban y las exploraciones continuaban, llegando al centro de la isla al sexto día y encontrando el último fragmento de información sobre el “grimordio de Prometheus”. Al parecer el grimordio fue escondido en un lugar especial dentro de la isla, con un tipo de barrera que evitaba que el que motivara esconderlo, Zeus, lo encontrase, ya que el dios al darse cuenta del grimordio trató de encontrarlo y destruirlo, así que los adoradores de Prometheus, sabiendo que el grimordio no podía ser destruido lo escondieron en la isla. Al descifrar el escrito en la noche el explorador en jefe de la expedición salió corriendo fuera de su tienda, buscando a sus compañeros y dándoles la gran noticia, que al parecer el “Grimordio de Prometheus” estaría en la isla, por lo que a partir del amanecer, los exploradores se dividirían para cubrir más terreno y tratar de encontrar el grimordio lo más rápido posible.

Al verse el sol salir por el oriente, los exploradores ya estaban listos y planeando los sectores que recorrerían para encontrar el valioso artículo, era un grupo de cuatro exploradores, contando a Ricardo, por lo que cada uno se separó en las cuatro coordenadas básicas, tocándole a Ricardo ir hacia el Sur. El camino entre una isla rocosa, con alguno que otros valle, del mismo material que toda la isla, era muy complicado, pero no había nada que el joven explorador junto a sus fieles herramientas no pudiera pasar, y así caminó y caminó por un tiempo que para el hombre fue efímero, cuando después de bajar de un pequeño risco lo encontró, la entrada a una caverna con escritura griega en ambos lados donde pudo reconocer alguna que otra palabra anteriormente vista en los monumentos encontrados con anterioridad, por lo que sin dudar que había encontrado el lugar correcto entró en la caverna, con la esperanza de encontrar lo que había estado buscando.

El interior de la caverna era hermosa, murales sobre la historia de Prometheus, lucha entre los dioses olímpicos, pictogramas de la historia de la tablilla de Prometheus, todo estaba pintado en un estilo griego antiguo en las paredes de la caverna. Ricardo seguía avanzando hacia el interior de la caverna a paso lento, revisando todos sus alrededores, ya que como es de conocer, en este tipo de cavernas hay trampas para “alejar” a los intrusos, por lo que ser cauteloso no estaba de más. Los metros seguían ampliándose entre el hombre y la entrada de la caverna, hasta que llegó a un punto que atrajo su atención, unas inscripciones estaban escritas en el suelo, el techo y ambas paredes de la cueva, pareciendo algún tipo de barrera, lo más probable la barrera de la que se hablaba en la historia, la que evitaba que Zeus encontrase la tablilla, por lo que las esperanzas del hombre aumentaron al sacar sus apuntes y comenzar a traducir las partes que con ellos podía. “Barrera mágica” o esa era la palabra que lograba encontrar más entre todos los escritos, los cuales iluminaba con una linterna, en conjunto con todo lo demás que lograse traducir se entendía que era una barrera mágica para evitar que los dioses entrasen, pero algo que no le gustaba al explorador, era que también se nombraba a los humanos y los términos que desconocía eran varios. El desconocimiento era algo que siempre molestaba al explorador, pero en estos momentos donde su mejor descubrimiento después de su espada estaba al frente no podía ponerse a pensar en cosas que desconocía, así que tomó apunte de los textos de advertencia de la susodicha barrera mágica y prosiguió en el camino pero, fue en ese instante en el cual su realidad dejaría de ser lo que siempre había creído, y entraría de vuelta en el mundo donde nació.

Al cruzar el límite de la advertencia, donde estaba la barrera algo extraño pasó, por su cuerpo corrió un malestar general, era como su todo su ser se estuviera quemando, pero el calor se centraba en el pecho donde, al volver a ver, estaba su collar, ese collar que le habían dado sus padres antes de partir de casa, con su joya azul brillando como si tuviera una luz en el interior. El calor era insoportable para el hombre, no lo dejaba ni pensar bien en lo que estaba pasando, la temperatura censada por su piel aumentaba cada vez más y más, casi llegando a un punto donde pensaría que estaba entrando en lo más profundo del infierno, pero antes de llegar a ese punto, su collar comenzó a fisurarse, dejando salir más luz por las fisuras y al salir la luz las fisuras se hacían más grandes, como un maldito círculo vicioso que llevó al hermoso collar de sus padres a romperse en millones de piezas, cayendo al suelo junto al explorador inconsciente. Al levantarse el hombre de canos cabellos y al abrir los ojos descubrió que este no era su mundo, que algo había pasado, ya que desde la lógica de los humanos, lo que estaba viendo en este momento era por completo imposible.

- - La creación del Dios asesino de Dioses - -


Dentro de la caverna, o por lo menos lo que se suponía que era una caverna, se encontraba un edificio de construcción greco-romana, pero lo que era más extraño era que al ver hacia el cielo, lograbas ver el cielo, con ese sol brillante en el cenit del cielo con algunas nubes blancas como la seda, pero lo que si saco de sus casillas al hombre era que había personas viviendo ahí, y no cualquier tipo de persona, personas con un atuendo clásico griego, era como tener un fragmento de la Grecia antigua en este sector. La vista que se tenía de este lugar dejó al hombre estupefacto, hasta que uno de los hombres que estaban en el lugar lo vio y se acercó hacia él.

- Bienvenido seas, hijo de los dioses, bienvenido a Kizykos.

- ¿Kizykos? ¿Hijos de los dioses? ¿Qué quieres decir con eso? Kizykos fue una ciudad griega que fue destruida hace cientos de años ¿Cómo puedo estar en kizykos? Y ¿A qué te refieres con “hijo de los dioses”? ¡Cómo puedo ser yo un hijo de los dioses, un semidiós, si los dioses ni siquiera existen! ¡No me hagas reír!

El hombre con toga se quedó viendo hacia los ojos del hombre de cabellos plata, y diciendo lo siguiente se dio media vuelta y comenzó a caminar hacia el interior del edificio.

- ¿Vienes por la tablilla de Prometheus, o me equivoco? Solo una persona que sea catalogado como hijo de los dioses puede entrar por esas puertas mágicas, por las mismas puertas por las que tú entraste, por lo que debes ser un hijo de los dioses, pero creo saber el por qué de tu desconocimiento de tu sangre, así que ven conmigo si quieres saber todo lo que se ha escondido en tu vida, nosotros te enseñaremos todo lo que debas saber sobre el mundo de donde viene esa sangre que circula por tus venas, el mundo de los que nuestra gente llamó dioses.

Ricardo quedó más sorprendido por lo que dijo el hombre de toga, por lo que al volver del mundo de su cabeza se vio caminando detrás del hombre, que sería su maestro por el tiempo que pasara dentro de ese espacio llamado “Kizykos”.

Los años pasaron en “Kizykos” y todas las dudas y preguntas de Ricardo fueron respondidas una a una en los años que paso aquí. La duda de “Kizykos” fue resuelta con solo el hecho de saber que esta no era la verdadera ciudad de Kyzikos, sino que era una ciudad secreta escondida con magia donde han estado los mejores eruditos con referencia a la magia y conocimiento de los “dioses”. Sobre su sangre le dijeron a Ricardo la verdad que sus padres de crianza nunca le dijeron, que él era hijo de dos seres fuera de este mundo y de esencia contraria entre si, siendo su padre un Demonio y su Madre un Dios, que ahí mismo le dijeron que los “Dioses” no existen, todos son existencias llamadas Elohim, por lo que al tener hijos sus padres y tener gemelos sabían que ninguno saldría con los poderes de ambos lados, que uno heredaría mayoritariamente los poderes del padre con parte del poder de la madre, que el otro sería el caso contrario pero que los dos tendrían una parte humana por el choque de razas y nunca teniendo por su cuenta el poder completo de ninguno de los lados además de nunca llegar a ser por completo humanos. Después le contaron que la ciudad de “Kizykos” tiene un artefacto que reúne todo el conocimiento del exterior, por lo que por eso aprendieron a hablar más de 7 idiomas distintos, y sabían todo lo que sucedía en el exterior y con este artefacto fue que Ricardo se enteró de lo sucedido con madre y hermano, los cuales se encontraban muerta la primera y desaparecido el segundo, de su padre no se sabía nada, por lo que se podría decir que no estaba en este “mundo”. Le dijeron también que ese artefacto que tenía como collar antes de llegar ahí era un sello para sus poderes, ya que al tener poderes, aunque estos sean incompletos, atraerían a muchos seres que quisieran matarlo, por lo que al sellarlos lo protegerían, pero al pasar por el portal, este sobrecargó el cristal, obteniendo el resultado actual.

Además del todo el conocimiento obtenido en el lugar se podría agregar saber que la espada que había portado todo el tiempo, además de ser una espada de fabricación Elohim, era como una llave de fuga para sus poderes, permitiéndolo pelear a un nivel por encima de un humano, pero ni comparable con una criatura, además de enterarse de que él era la parte con la mayoritaria de poderes Elohim, y una parte leve de demonio, por lo que en términos de los antiguos griegos él y su hermano eran semidioses. El hombre aprendió magia en el lugar de los libros dejados por Prometheus, quien fue el que armó este lugar, aunque solo podía dominar la magia elohim por alguna razón de destino. Al final pasó en el lugar alrededor de 4 años, estudiando magia y preparándose para protegerse por su cuenta en el mundo exterior plagado de criaturas sobrenaturales.

Al terminar su entrenamiento Virgilio, el primero hombre con el que habló en al llegar a “Kizykos”, le pasó algo envuelto en tela, algo que el hombre debía entregar a Ricardo antes de que este se fuera de regreso a su mundo.

- Esta es la Tablilla de Prometheus, por eso es que estábamos aquí y cuando eso se vaya ya podremos descansar en paz y todo gracias a ti Ricardo, al cruzar esa puerta mágica de regreso a tu tiempo serás un blanco fácil para las criaturas sobrenaturales de las cuales te protegía el collar, además de regresar segundos después de pasar por el portal, así que nadie notará que estuviste aquí por este tiempo… solo nosotros desde los campos eliseos y tú, por lo que ten suerte en tu vida muchacho, y ya sabes todo lo que enseñamos sobre esa tablilla, sé que cuidarás bien de ella.

La tablilla, esa bendita tablilla que drenaría todo su lado humano de su alma al usarla, y que no se sabía si cumpliría a un cien por ciento de certeza para lo que fue creada, por lo que simplemente se le indicó a Ricardo que esta sería como su último recurso al luchar contra un elohim. Así que al recibir las que serían las últimas palabras de Virgilio, Ricardo se dio media vuelta y con lágrimas cayendo por sus mejillas cruzó la puerta hacia el mundo humano.

Al llegar al mundo de los humanos la vida del hombre no recorrió tan interesante como antes, tuvo que abandonar la isla rápidamente, dejando informado donde estaban las ruinas y que ya tenía su parte de la paga;
viajó directo a Los Ángeles donde se encontró con sus padres adoptivos y platicó con ellos de la verdad, donde le contaron todo lo que ellos sabían, y toda la verdad de su vida, la cual trataron de proteger con todo lo que hicieron y dale armas para un futuro, ya que era imposible mantenerlo fuera del mundo donde el nació y donde debería volver algún día. Después de conversar con sus padres regreso a su casa actual, Kyoto, donde ya sabiendo algo de magia, y sobre las criaturas sobrenaturales, decidió buscar entre todo el gran número de reliquias alguna que le sirviera de base de conocimiento o de aprendizaje, de lo cual encontró alguna que otra con utilidad, estudiándolas a profundidad para terminar de cocer el conocimiento aprendido a la fuerza en los años dentro de la ciudad mágica.

El aprendizaje de Ricardo tuve que hacerse a la fuerza y al fallo y error ya que la Ciudad en la que se encontraba en ese momento era el centro de las criaturas sobrenaturales de Japón, por lo que al estar ahí era como colocar un dulce en la entrada de un hormiguero, por lo que tuvo que aprender cómo mantenerse con vida luchando contra las criaturas con todo lo que tuviera al alcance: Sus artes marciales, la magia que haya aprendido, su espada, todo era aceptable mientras lo mantuviera con vida, hasta probar colocando barreras para evitar que los enemigos entraren a la casa, ahorrándose los montos de reparaciones. Así pasaron los meses y los sentidos de combate de Ricardo se hacían más finos, sus técnicas mágicas comenzaban a perfeccionarse, lo que lo llevó a tener una vida más tranquila, hasta que el peor momento de su vida pasó.

Ricardo ya tenía un nivel mágico lo suficientemente bueno para poder luchar contra criaturas normales, por lo que ya casi ni usaba su arma, a base de magia luchaba contra las criaturas, pero un día, un ente que se suponía que no debería estar ahí llegó a la puerta de su casa, un ente que llegó al sentir la energía elohim de Ricardo, otro elohim. El elohim atravesó las defensas mágicas de Ricardo como si pasara entre telas de araña y al llegar donde estaba el hombre de blancos cabellos este lo volvió a ver como una mirada fija.

- ¡Oh…! Al parecer me equivoqué de persona, estaba seguro que sentí la energía de esa maldita ramera, aunque viéndote de cerca, tienes la energía de esa ramera de Andrina… ¡Jo…! ¿No eres tú uno de sus hijos con ese maldito demonio? Esto se está poniendo divertido chico.

El hombre se acercó más y más al hombre, pero este sentía una fuerte presión a cada paso que el ente daba a en su dirección, esa presión era semejante a la presión de bajar más y más profundo en el océano, que sientes como el agua presiona cada parte de tu cuerpo hacia el interior de tu ser, esa misma presión la causaba la gran cantidad de energía que el hombre irradiaba, de la cual Ricardo no tenía más opción que retroceder más y más para sentirse más a salvo de esa presencia mortal. El ente al ver que el hombre de canos cabellos retrocedía a cada paso que daba y el miedo en los ojos del hombre es que este con una risa maldita, como si en vez de ser lo que los humanos antiguos llamaron “dioses” fuera el mismo demonio le dijo al hombre.

- Ya que eres el hijo de Andrina, ¿Qué te parece luchar contra mi? Estoy aburrido y esa perra fue la única que ha podido ganarme a mi, ¡El Victorioso!, ¡El avatar de la Victoria: Verethragna! Por lo que ¡Diviérteme hijo de Andrina! ¡Diviérteme hasta que alguno de los muera!

Las declaraciones del ser llenaron el corazón de Ricardo con más miedo hasta llegar al nivel del terror absoluto, por lo que lo único que pudo hacer era correr, correr por su vida con su maleta donde solo estaban sus cosas importantes, corriendo evitando las embestidas de Verethragna, evitando los disparons mágicos, evitando todo lo que se pudiera, pero todo era en vano, lograba escapar de los golpes mortales por arte de suerte o habilidad, pero al paso de una hora parte de la ciudad estaba demolida por la lucha incansable y la gran parte de cuerpo de Ricardo estaba lastimado: La gran parte de sus huesos quebrados, hemorragias internas y externas, quemaduras en más del veinte por ciento de su cuerpo, daños graves en órganos internos, en síntesis, estaba al borde de la muerte, en frente del ser que se autoproclamaba el avatar de la victoria.

- Oye, oye… ¿No se supone que eres el hijo de Andrina? ¿Estás dejando peor la imagen de esa perra, sabías? Ya que traicionó a Dios, se fue del cielo y tuvo hijos con nuestros enemigos declarados los demonios su imagen estaba por el suelo, y ahora sale que sus hijos son una mierda en combate que ni le llegan a los tobillos a su madre… Si así eres tú, creo que ni buscaré a tu hermano, lo mataré cuando lo encuentre por suerte y al matarlo, ¡Mi venganza contra Andrina estará completa!

La risa abordó al ente, era una risa de gozo, una carcajada de gozo que salía desde lo más profundo de su ser pero esa misma risa, hacía aumentar cada vez más y más la furia dentro del alma de Ricardo, que usando esa furia como fuerza para soportar el dolor, sacó y tomó su última esperanza, la tablilla de Prometheus.

- Si piensas… que te dejaré… estás equi… vocado, maldito elohim. Prefiero… morir contigo… que morir… solo…

Al terminar su frase, Ricardo usó su última gota de fuerza para sujetar fuerte la tablilla y activarla viendo hacia el ente superior, mostrando una luz blanca que cubrió a los dos seres presentes, el moribundo sin nada que perder y al ganador que gozaba en su misma victoria. La luz blanca intensa comenzaba a disminuirse poco a poco, mostrando a cada segundo más de la escena dejada por los dos seres y al final, cuando la luz ya no podía cubrir más a esos dos se logró ver la escena final de la lucha: Un ser celestial en el suelo, con su sangre derramada por todo su alrededor y convirtiéndose en polvo poco a poco, un hombre de cabellos blancos recostado contra la pared en la que estaba antes con un gesto de felicidad, y la tablilla que al desaparecer la luz, también lo hizo ella, ya que su función ya se había cumplido, su meta se había alcanzado, por fin había nacido el asesino de los dioses proveniente de su mismo linaje.

- - La continuación de la historia hasta nuestros días - -


Lo siguiente que se sabía de Ricardo era que por alguna razón estaba vivo, descansando en un hospital de la región. Supuestamente los cuerpos de socorro lo encontraron tendido en un charco de sangre, pero con signos vitales, por lo que lo trasladaron al hospital, donde duró solo 2 días en recuperarse, algo que hasta los médicos estaban asombrados, ya que era imposible que alguien se recuperase tan rápidamente de ese tipo de heridas, pero al ver que él estaba completamente sano no pudieron contenerlo más, por lo que le dieron la salida del centro médico.

Ricardo salió distinto de ese hospital, porque el hombre estaba consiente de los cambios en su vida. Primero que todo que había utilizado la tablilla de Prometheus, por lo que parte de su humanidad se fue volando, después de eso que al parecer por los poderes de la tablilla misma, parte de los poderes de Verethragno fueron trasladados al cuerpo de Ricardo, con parte del alma del mismo, lo que completó de nuevo su alma y le dio más poder a la parte elohim de sus poderes, liberando la gran parte de los mismos y fusionándose con los poderes obtenidos de Verethragna, permitiéndole usarlos, aunque tendría que entrenar para usarlos a su totalidad.

En síntesis, el hombre antes del combate, murió con él, y el hombre que salió de hospital era uno que sabía muy bien que su vida iba a estar más caótica que antes, y que se le dieron las armas y las oportunidades para luchar contra el destino, por lo que lo único que debe hacer ahora es sobrevivir, buscar a su hermano, ya que desconoce si está muerto o vivo, y luchar, que al final lo único que puede hacer es arrancarle su vida a la muerte de sus garras huesudas.

Desde ese momento hasta ahora han pasado un par de meses, donde el hombre ha avanzado por la vida, ha conocido personas, ha aprendido a manejar un poco sus poderes sin su espada, la cual fue robada por un grupo de Elohim que querían venganza por la muerte de su compañero, ha obtenido algunas pistas de su hermano y ha hecho planes para ir a buscarlo, ya que esas son las metas del hombre, las metas por las cuales lucha.

- Poderes:

- - Dominio de la Victoria - -

Información Confidencial [archivó administrativo R1V1C]
Nivel de inicio: 5

- Atributos:
Fuerza (FUE): 6
Constitución (CON): 4
Destreza (DES): 6 + 2 (Destreza Felina) = 8
Sigilo (SIG): 5
Inteligencia (INT): 8
Percepción (PER): 5
Voluntad (VOL): 5

- Atributos derivados:
Vitalidad: 50
Resistencia: 100
Poder: 130
Memoria: 16 + 16 (Memoria fotográfica) = 32

Destino::
 

Nivel de Búsqueda: 0
Esencia: 100

- Habilidades:

-- Arqueología: 40

-- Buscar: 30

-- Historia: 15

-- Lenguas muertas: 15

-- Pelea: 35

-- Esquivar: 42

-- Armas cuerpo a cuerpo Largas: 50

-- Magia (Luz): 15 (Gratis) + 25 = 40

-- Magia (Destrucción): 10


- Ventajas y Desventajas:

- Ventajas:

-- Refugio (-6)

-- Memoria Fotográfica (-7)

-- Alma Despierta (-4)

-- Peleador Nato (-5)

-- Destreza Felina (-5)

-- Atractivo (-3)


- Desventajas:

-- Maldición Verdadera (+4)

-- Alma Deliciosa (+4)

-- Mal Tirador (+5)

-- Grande (+3)

-- Oveja Negra (+4)


Última edición por el Dom Oct 05, 2014 7:21 pm, editado 23 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
The Evil Master
Administrador


Mensajes : 364
Fecha de inscripción : 08/10/2009

MensajeTema: Re: Ficha de Ricardo Ramirez   Lun Oct 14, 2013 9:33 am

Ficha Aceptada


Tu historia me gusto y esta bien dividida lo que no la hace tediosa de leer. Muy buena ficha, digna de nuestro segundo superviviente de la primer temporada. Sin embargo, por tu perfil, modificare tu clase a "
Cazador"
y te otorgo la ventaja "
Odio a Elohim"
y la desventaja "
Fuera de la ley"


No olvides modificar tu firma agregando un enlace a tu ficha y dentro de un spoiler colocar tus atributos base, habilidades, ventajas y desventajas.

Premio.

1.- 1 punto de atributo gratis (especifica donde deseas que lo coloque)
2.- 1 ítem único.

Suerte!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
The Evil Master
Administrador


Mensajes : 364
Fecha de inscripción : 08/10/2009

MensajeTema: Re: Ficha de Ricardo Ramirez   Mar Nov 04, 2014 4:20 pm

Control de personaje


Misiones

  • Tomadas: 1
  • Completadas con exito:
  • Falladas: 1

  • Misión de introducción

    • Calificación: C
    • Logros:
    • Recompensas:Equipo

[hr:e9f6199e7b]

Evolución de personaje

Atributos
-Constitución: 7
-Fuerza: 7

Atributos Derivados
-Vitalidad: 70
-Resistencia: 140

Habilidades
-Armas cuerpo a cuerpo Largas: 59
-Buscar: 52

Poderes
-Dominio de la Victoria: 5
Maniobras:

  • [Viento]: El [Avatar del Viento] le otorga a Ricardo la capacidad de hacer viajes de un solo sentido hacia cualquier lugar donde esté una persona que conozca a Ricardo. Esta persona debe saber el nombre completo de Ricardo, además de conocerlo físicamente para poder llamarlo y activar este poder. El viaje puede ser inclusive entre dimensiones mientras se cumplan los requisitos para activarlo. Este avatar puede ser usado solo una vez por misión.

  • [Joven]: El [Avatar del Joven] otorga pasivamente a su portador defensa contra la magia. Este avatar reduce los efectos de las magias externas al usuario en un 30%, pero al ser este poder originalmente Elohim, este porcentaje varía con las fortalezas y debilidades de la raza, duplicándose si es daño de una magia fuerte para los Elohim o eliminándose si es una magia débil para la raza.

    Con el uso de un ritual se puede activar este Avatar, dando una reducción de daño mágico del 20% a otro personaje con los mismos modificadores que el poder pasivo por el resto de la misión. El ritual tiene una duración larga por lo que no puede realizarse en combate;
    además este se trata de inyectar magia Elohim en el cuerpo de otra persona, por lo que si la persona receptora no tiene el rasgo de la raza recibirá 2 puntos de Daño Grave por el ritual. Durante el combate la persona puede hacer "
    explotar"
    la protección para obtener un bono de 20 a todas las tiradas de combate por 5 turnos pero al terminar los turnos la persona entrará en estado "
    Exhausto"
    . Este bono no puede sobrepasar la frontera del 99%. El modo activo solo puede ser usado una vez por misión y puede ser usado en 5 personas máximo si están presentes en el Ritual.
[/list]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Ficha de Ricardo Ramirez   Hoy a las 9:59 am

Volver arriba Ir abajo
 
Ficha de Ricardo Ramirez
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» CLEMATIS-CLEMATIDES (ficha informativa)
» FICHA DENDROBATES ( AURATUS)
» Proyecto Censo y Ficha de Usuario
» [Ficha] Aequidens Rivulatus
» [Ficha] Amphilophus Citrinellus

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Fear Hunters 2 :: Árbol de la vida :: Fichas Aceptadas-
Cambiar a: