Fear Hunters 2

Juego de rol por foro de acción sobrenatural y terror.
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Refugio de Ricardo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
Ricardo
Caballero


Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 07/10/2013
Edad : 26

Ficha
Vitalidad:
10/10  (10/10)
Tensión:
10/10  (10/10)
Resistencia:
10/10  (10/10)

MensajeTema: Re: Refugio de Ricardo   Jue Nov 06, 2014 10:24 pm

Dos enemigos de tres muertos y uno literalmente fue cortado al medio por la cintura, ese fue el resultado de los ataques realizados anteriormente por el historiador, el cual había volteado a ver para enterarse de lo mismo.

- Bueno, creo que seguir con el daño a la cabeza es mejor en esta situación.

El de cabellera plata comenzó a meditar sobre la efectividad de los ataques anteriores, demostrando que efectivamente su conocimiento no estaba equivocado. El hombre de traje azul veía como venia hacia él dos ataques, uno de la criatura ilesa y otro de la criatura de la cual solo quedaba la mitad superior, por lo que sin pensarlo dos veces comenzó las medidas contra eso.

Como el hombre confiaba mucho en su magia y sabía que esta no sería eterna decidió confiar en ella y en la resistencia que le quedara, por lo que aprovechando su gran agilidad Ricardo dio unos pasos hacia atrás tratando de salirse del rango de los ataques, pero sobre todo del que iba dirigido hacia su piernas, sin las cuales no podría seguir luchando.

Después de esa maniobra el historiador se impulsaría con lo que pudiera, sean sus piernas o sus manos, para entrar en rango de ataque de la criatura ilesa y tratar de acertarle un ataque vertical directo a la cabeza, con la intensión de prácticamente partirlo al medio, para terminar lanzando a muy corta distancia el hechizo de "
Descarga de luz"
sobre la mitad de enemigo restante, con la esperanza de eliminarlos.

Después de todo el acto de combate y sin importar si todas sus acciones hubieran acertado o errado, el de cabellos plata vio como el campo de batalla era dividido en dos por una pieza del helicóptero que cayó hace poco, la cual fue puesta ahí por una masa de cuerpos que construían a un ser más grande.

- Esto es lo único que me podría faltar, un zombie enorme...

La situación actual había empeorado, pero no era todo lo que debía pasar, en un momento la magia de un sector del lado de Ricardo se intensificó y al volver a ver el de canos cabellos encontró a un hombre delgado, de aspecto calaverico, con ropas todas andrajosas y sucias además de tener una cantidad de magia que una persona normal no tendría, en otras palabras, el necrófago apareció y del lado incorrecto.

- Así que decides aparecer frente a mí... ¿Por qué me deben aparecer los enemigos difíciles?

El hombre de azul y cabellera plata hizo una pausa, y después de suspirar profundamente continuó.

- ¡Shinji, si de este lado sientes que se pone difícil el asunto, concéntrate y di mi nombre entero, ese es un medio de escape para mí por si las dudas!

Ricardo sabía que "
ese"
método no era perfecto, y que prácticamente solo para eso podría servir, pero era lo único que podría salvarlo de una situación desesperada si algo llegara a pasar.

Tirada de esquive:
 
Tirada de ataque con espada:
 
Tirada de ataque Descarga de luz:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
The Evil Master
Administrador


Mensajes : 380
Fecha de inscripción : 08/10/2009

MensajeTema: Re: Refugio de Ricardo   Sáb Nov 08, 2014 6:18 pm

Soberbia, el pecado por el cuál, tqrde o gemprano todos los hombres caen. Hasta ese momento, el hechicero Ricardo habia demostrado una excelente habilidad de combate, tal vez por eso se habia confiado, tal vez por eso habia cometido los errores que ahora lo enfrentaban a su destino.

En un movimiento no lo suficientemente rápido, el de blanca cabellera habia intentado evitar el ataque de su oponente, sin embargo, aque movimiento no fue suficiente como para evadir la hoja oxidada de aquel ente sin vida. Protegido por su magia, Ricardo no sufrio ningun daño y su armadura soportó sin dudar, sin embargo el movimiento causaeo por el golpe, fue suficiente como para sacar de balance al historiador lanzando su ataque mucho despues de lo debido e impactando con sus muñecas el duro cráneo del ser que habia atacado sus piernas. El dolor fue intenso y fugaz, pero lo suficientemente poderoso como para hacerle abrir las manos. La espada cayó al piso, detras de la criatura ilesa, mientras que en un desesperado intento de remediar las cosas, el hechicero invocó su magia para lanzar una bola de luz a su oponente caído, pero la presión esa demasiada, su ataque fallo por centímetros y su armadura recibió otro impacto, ahora el hombre se encontraba ahí, sólo, desarmado y con uma herida en la muñeca que lo haria perder destreza con la espada.

Sus enemigos armadoa y peligrosos no peedierón el tiempo, una apuñalada a la zona baja del cuerpo fue intentada por el ancestro caido, mientra que un tajo descendiente fue lanzado por el ancestro ileso y por último un hechizo de peste fue invocado por el nigromante que observaba con felicidad.

Por su lado, Kenji ahora se enfrentaba al muerto gigante y al helicóptero que había descubierto el campo de batalla gracias al gran esbirro del nigromante.

Shinji, herido y rodeado luchaba con todo lo que tenia para evitar ser cortado de nuevo por aquéllas viejas y podridas hojas, aun que quisiera no podia huir, no sabia el nombre completo del hechicero.

control:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ricardo
Caballero


Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 07/10/2013
Edad : 26

Ficha
Vitalidad:
10/10  (10/10)
Tensión:
10/10  (10/10)
Resistencia:
10/10  (10/10)

MensajeTema: Re: Refugio de Ricardo   Sáb Nov 08, 2014 7:09 pm

La soberbia, esa maldita actitud humana que corroe la mente de muchos humanos llegó a la mente del historiador en sus acciones pasadas. Él nunca pensaba que su habilidad fuera infalible pero al parecer con todo lo que ha vivido hoy al parecer su ego se infló y lo llevó a ese error garrafal.

Al parecer sus mismos rápidos movimientos que le han ayudado en todos los combates pasado decidieron despedirse del Historiador. El esquive que quería realizar solo quedó en eso, en un intento, ya que no lo logró correctamente y no recibiendo daño gracias a la armadura de luz que había convocado con anterioridad. Todo eso fue la causal de su caída, ya que al no poder esquivar, el impacto en sus piernas lo desestabilizó, golpeando con su muñeca la cabeza del objetivo de su espada, soltándola de golpe y sin poder hacer nada solo verla volar unos metros atrás del ancestro y su Descarga de Luz, ese hechizo maldito que por ser rango siempre falla, falló otra vez por unos centímetros, dejando a Ricardo en una situación apurada.

- Ahora sí me llevó pu**...

El historiador solo lograba ver como sus dos enemigos levantaban sus armas, listas para atacar otra vez, además logró sentir una fluctuación en la magia del lugar, dejando en evidencia que el Necrófago intentaba usar un hechizo, por lo que viendo su condición actual y sintiéndose casi al borde del agotamiento, el hombre de cabellos canos decidió aprovechar lo último de la armadura que le quedaba para protegerse ya que sabía que en la condición actual no podría hacer nada. El hombre lo único que pudo hacer antes de esperar recibir el golpe fue cruzar sus brazos frente a su pecho, meter la cabeza en medio de ellos, agacharse un poco y esperar los golpes de los enemigos.

Acción:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
The Evil Master
Administrador


Mensajes : 380
Fecha de inscripción : 08/10/2009

MensajeTema: Re: Refugio de Ricardo   Dom Nov 09, 2014 2:24 pm

"
Suicidio"
fue lo unico que pudo pensar Kenji al mirar a Ricardo mientras él, de un salto esquivaba los disparos que el helicóptero comenzaba a soltar contra los ancestros y la monstruosa masa de muerte andante.

Shinji, prácticamente incapacitado poco pudo hacer cuando la oxidada hoja del sable de uno de sus ancestros se alojó en su estomago, derribandolo y robandole poco a poco la fuerza vital, mientras su sangre se esparcia por el pasto y tierra de aquel bosque en llamas.

En un acto desesperado de fe o de verdadera locura el hechicero decidio solo cruzar los brazos y prepararse para el golpe. ¡Buumm! Estalló la armadura mágica hecha añicos por aquel masivo poder nigromantico, un dolor picante y corrosivo se extendió por el antebrazo izquierdo del hombre. El dolor y la fuerza del impactó lo hicieron retroceder, su brazo, tocado por el pequeño remanente del hechizo de un mastro hechicero habia causado horribles llagas y dolorosas pustulas al antebrazo del hombre de blanca cabellera. Un dolor parecido a un calambre se comenzaba a propagar hacia la mano y el codo del hombre, mientras un dolor lacerante acoso al hechicero, esta vez, sus ojos miraron como la hoja oxidada del ancestro caido se clavaba profundamente en su costado derecho justo por sobre la pierna, pero antes de poder reaccionar un nuevo golpe, esta vez, un corte profundo que bajaba desde su hombro, hasta su abdomen.

La sangre escapa a raudales del hombre que sentia como su vida escapaba de su ahora inútil cuerpo maltrecho. Una luz brillante segaba por completo al joven hechicero, su cuerpo habia dejado de doler y ahora, lo unico que sentía era un poco de frío. La luz, parecía acercarse cada vez mas rápido, como si viajará hacia ella, mas bien, como si fuera arrastrado por ella. ¿Aquello era el final? ¿Asi se sentía morir? Y si era así ¿por que tenia tanto miedo? ¿Que era aquella sombra humanoide frente a la luz? ¿ Por que las lineas de probabilidad se doblaban de esa forma? ¿Por que estaba mojado?

La luz desapareció tan repentinamente como había llegado, él, estaba incado en el suelo, sangrando profusamente mientras el ancestro usaba la espada encajada por sobre la pierna del hechicero como bastón para acercarse a el y robar su último aliento.

Un poderoso estallido y el helicóptero fue derribado, impactando contra el masivo cadáver antes de estallar en llamas. Ahi estaba Kenji, el último hombre en pié, el guerrero victorioso, desde esa postura, el cuerpo sangrante y casi sin vida se Ricardo le hacía pensar en Agustín, en cuándo lo veria así a causa de su espada. Sin embargo, aquellos felices pensamientos fueron interrumpidos por la aparición misteriosa de un círculo mágico, el nigromante ¿atacaba? No, aquel círculo era mas poderoso e invocado desde lejos, desde muy lejos, quien fuera el invocador, aquello seria sumamente cansado y doloroso.

El círculo se completó y antes de que loa ancestros pudieran acabar con su víctima un poderoso tsunami fue invocado, arrastrando al nigromante entre los arboles.
-¡¡¡NO!!! -Gritaba con miedo -¡TU NO POR FAVOR! !YO NO QUERÍA! ¡ME OBLIGARON! ¡POR FAVOR! ¡AHHHHHHHHHH!

El grito cortó el aire helado, algo extraño y sumamente único había pasado y Kenji solo sabia que alguien más habia liquidado esa presa y después se habia marchado. Los nigromantes siempre tienen enemigos, Kenji miró el bosque en llamas y sonrió, estaba listo para dar el pasó, pero sus oídos lo alertaron...ambos seguían vivos...Shinji el mas cercano a Kenji fue el primero en desaparecer.

Kenji reapareció junto a Ricardo y arrojó una katana afilada junto a él
-Tienes la peste en tu brazo, las cortadas las podemos curar, pero eso seguirá dentro de ti y te matará. Solo hay dos curas, un ocultista que este dispuesto a ayudar, lo cual no pasará por que dudó que te juntes con ellos o...- guardo silencio por un segundo, miró la espada y continuó -si quieres vivir, necesitas cortar hasta tu codo, es tu decisión.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ricardo
Caballero


Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 07/10/2013
Edad : 26

Ficha
Vitalidad:
10/10  (10/10)
Tensión:
10/10  (10/10)
Resistencia:
10/10  (10/10)

MensajeTema: Re: Refugio de Ricardo   Dom Nov 09, 2014 3:50 pm

Off::
 
Como se había dicho antes, y al parecer será el pecado que marque de por vida a Ricardo, la soberbia le costó y le costará cara toda su vida al parecer. Ricardo pensó que su débil pero hasta ahora eficiente armadura de luz lo podría proteger de la triada de ataques que venían en su dirección, pero al parecer esa fue su perdición. El hombre de cabellos plata había sobrestimado a su oponente, causando que primeramente el golpe mágico fuera lo que rompiera en primeras instancias la armadura de luz, recibiendo ambas cortadas directamente en su cuerpo contrariamente a como estaba en la mente del Historiador de lo que pasaría.

Dos cortes profundo fueron hechos en el cuerpo del hombre, el primero en la porción derecha de la pelvis, por encima de la pierna y el otro era un corte diagonal desde su hombro derecho hasta la parte izquierda del abdomen, todo esto sin contar que un remanente de la magia del Nigromante que logró pasar tanto la armadura de luz como las defensas mágicas de Ricardo, se alojó en el antebrazo izquierdo del Historiador, llenando esa porción de su extremidad superior de llagas y pústulas.

El daño fue mucho, el hombre sentía como la vida se iba de su cuerpo, logró ver lo que todo mundo piensa que es "
el camino al cielo"
, ese túnel de luz que supuestamente se logra ver cuando mueres, pero lo que extrañaba al hombre era una sombra humanoide que lograba ver al final...

Pensamientos:
 

El miedo llenaba la mente del hechicero, él no quería morir, ¡no quería! Era algo que no podría soportar en la otra vida, quería seguir viviendo, seguir luchando, pero de pronto lo sintió. El hombre aún en ese estado de agonía logró sentir como las líneas de probabilidad de doblaban de forma extraña, era como si alguien estuviera realizando un hechizo poderoso, muy poderoso y de pronto regresó.

La visión regresó al cuerpo de Ricardo, el cual estaba mojado hasta la ropa, con frio tanto por el agua como por la pérdida de sangre y al frente de el pasando una acontecimiento único que recordaría por toda su vida. Los ancestros estaban a punto de quitarle otra vez la poca vida que le quedaba, cuando de pronto un círculo mágico se completó en los aires y de repente un tsunami de agua arrastró tanto al nigromante como a los ancestros hacia el bosque, en lo cual Ricardo solo logró escuchar un ruido de fondo como un grito, el cual fue prácticamente ahogado por el movimiento cercano de agua.

Al terminar todo el hombre sabía que no tendría salvación, lo más probable moriría en ese bosque, solo, sin terminar su misión más importante, encontrar a su hermano y preguntarle muchas cosas que debía y quería saber. Mientras el hombre de canos cabellos estaba sumergido en sus pensamientos Kenji apareció frente a él, y le lanzó una katana la cual se clavó exactamente frente a él.

Kenji: - Tienes la peste en tu brazo, las cortadas las podemos curar, pero eso seguirá dentro de ti y te matará. Solo hay dos curas, un ocultista que este dispuesto a ayudar, lo cual no pasará por que dudó que te juntes con ellos o... Si quieres vivir, necesitas cortar hasta tu codo, es tu decisión.

Ricardo volvió a ver a Kenji con sus ojos que apenas y logran enfocarse por la perdida de sangre y vitalidad, logrando apenas acostarse en el suelo con los brazos extendidos, como si fuera una cruz.

- No tengo fuerzas ni para moverme, y creo que terminaré inconsciente pronto por la perdida de sangre. Jejeje, no te diré que te imagines que son Agustín ya que lo más probable me terminarías cortando la cabeza, pero te estaré muy agradecido si me haces el favor de cortarme el brazo, sé que fui imprudente por mi falta de conocimiento y este será el precio y el recordatorio de por vida que nunca más volveré a tentar al destino como lo hice hoy...

Aunque había dicho que le quedaban pocas fuerzas el historiador prácticamente dijo un monologo en ese momento, pero sin atrasar más el asunto, trató de ver a Kenji a los ojos por unos segundo, para después cerrar los suyos.

- Por favor, hazlo...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gray Master
Administrador


Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 17/10/2013

MensajeTema: Re: Refugio de Ricardo   Mar Nov 11, 2014 10:21 am

Se sentía orgulloso.
El penúltimo cabo de su venganza había sido amarrado gracias al descuido de aquel insignificante hechicero.
Claro, la palabra insignificante para aquellos días se utilizaba de manera recurrente y simplemente caracterizaba a aquellas personas que crecían lentamente.

Gracias a su receptivo ojo, el caminante sabía que en aquella persona el don se encontraba latente;
Si bien era cierto que tenía un gran camino por delante y sería sumamente díficil que alcanzara el nivel que él había obtenido desde los pocos diez años de edad, el hombre podría ser un punto importante en la reprimenda planeada.

Otro ente interesante era aquel que había logrado moverse como el viento.
De igual manera, otro ser ínfimamente inferior, pero con habilidades interesantes.
Si bien era cierto que nunca había estado en él ser un peleador, podría utilizarlo en algún momento.
El odio que sentía por el gemelo llegaría a ser un gran aliciente.

Aquel pequeño insecto se filtró rápidamente en la herida del hombre que se encontraba en tratamiento.
Si bien era cierto que sus heridas eran graves, el insecto, además de servirle como guía una vez se alojara en su cerebelo, transmitiría una sustancia en cantidades verdaderamente pequeñas que servirían para regenerar en tiempo record las heridas de aquel joven.

Así fue como el pequeño círculo arcano creado en aquel árbol desapareció completamente.
Aquel ser nunca ayudaba a nadie por el hecho de ayudar;
En el pasado, aquello le había salido caro.
Simplemente, sus intereses eran más fuertes en aquel momento.
Dejar morir al joven ninja en alguna batalla futura no era una opción, ya que de ahora en adelante aquel se había convertido en sus ojos.

Alejándose de la pequeña mesa, el ente pasó a desplomarse plácidamente en una luz color violeta.
Las distancias tan largas hacían que su cuerpo se sofocara ligeramente.

Con un dolor lacerante y a la vez placentero, pues de tajo, elimino el dolor debilitante causado por el hechizo, Kenji rebano limpiamente el brazo del hechicero. Mientras miraba extrañamente interesado hacia un árbol en la distancia, pocos lo sabían, pero poco quedaba de humano en aquel hombre que había sacrificado incluso su esencia para convertirse en el arma máxima de la humanidad.

Arrodillándose junto al moribundo Ricardo, que ahora perdía sangre mucho más rápido por la nueva herida, Kenji coloco con algo de brusquedad su mano sobre el pecho del de canos cabellos, un segundo, la obscuridad había inundado el universo y al siguiente, se encontraba en un clima más caluroso y el aire dejaba de traer el aroma a humo de los árboles quemados

-Maldición Kenji, ese niño estaba mal, apenas si pude estabilizarlo a tiempo- exclamo una voz femenina

-Cura también a éste- ordeno Kenji, colocando al moribundo hombre sobre una superficie fría y dura

-¿Estás jugando? Está a un paso de la muerte

-entonces tengo suerte de que seas un médico ¿no? Sálvalo, necesito información y el me la dará.

La mujer no respondió nada, solo acaricio la frente del hombre con sus manos cálidas y suaves, como si se preocupara por él. Durante un tiempo que pareció sumamente largo, Ricardo solo podía sentir dolor y desesperación, sin embargo, su mente se negaba a sumirlo en la inconciencia, en aquel estado que le evitaría tan terrible dolor.

Silencio. Silencio era lo único que el hechicero podía escuchar después de repentinamente despertar de un agitado sueño, lentamente abrió los ojos y pudo notar, que se encontraba en un cuarto construido con madera. La única ventana le mostraba un hermoso paisaje, la cabaña estaba construida al lado de un lago, rodeado de un frondoso bosque.
Su ropa había sido substituida por una playera de manga corta, blanca, de algodón y un pantalón deportivo del mismo material y color. La puerta se abrió y una mujer hermosa, de cabello color café y ojos profundos y color miel camino hasta Ricardo, llevando instrumental médico y un vaso de agua.

Tomo asiento en una silla al lado de la cama y comenzó a cambiar las vendas del muñón que era ahora el antebrazo del hechicero.

-Es normal si sientes aun tus dedos o si te duele, se llama sensación fantasma, si te duele mucho, puedes tomar estas pastillas- comento mientras colocaba un frasco sobre la mesa de noche que se encontraba al lado de su cama.

-Sabes…yo sé lo que es tener un hermano…con una enfermedad, como el tuyo, por eso tengo que hacer esto….-La mujer comenzó a temblar mientras hablaba –Kenji es peligroso, no te salvo por ser bueno, el me pidió que te dejara fuerte porque necesitaba hablar contigo, el piensa torturarte para obtener la información que quiere y después usarte de carnada, él sabe dónde está Michelle, la antigua novia de tu hermano, ella también es una carnada, pero no lo sabe, en cuanto tu hermano la encuentre, Kenji los matara a ambos y créeme, él puede, el ya no es quien era, no es de quien me enamore, desde que peleo con tu hermano, solo entrena y entrena, fue a Nikko para usar el poder que se encuentra ahí, pero dos exorcistas lo detuvieron, creo que en esa misión mato a una niña exorcista y a todos los que lo vieron…- La mujer miraba hacia atrás muy asustada –Lo convencí de que aun estas muy débil y regreso a Japón para investigar algo, necesito que me golpees y te lleves las llaves de mi camioneta, abandónala en el primer poblado que encuentres y no llames la atención, si Kenji te encuentra…preferirías que te mate.
Dicho esto, la mujer coloco sus llaves en la mesita de noche y espero…
[hr:fd1ee80be6]
Tipo de misión: Introductoria
Master: The evil master
Jugadores: Razpiel
Supervivencia: Si (5PE) -5 por ser rescatado de la muerte
Éxito: No
Personajes:
    Shinji: vivió e infectado por un ente misterioso
    Saizo: Desconocido
    Kenji: Vivo y ahora enemigo de Ricardo.


Enemigos eliminados por PJ
Ancestros: x7 (5x7=35PE)

Narración: Buena (10PE)
Capacidad de combate: media (5PE)
Sin Tocar al Jefe: Menos un grado de calificación
Acción suicida: Menos un grado de calificación

Calificación Final

C


Recompensas:
    -Equipo encontrado en la misión
    -Camioneta (un uso)
    -50% de descuento en guantes
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ricardo
Caballero


Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 07/10/2013
Edad : 26

Ficha
Vitalidad:
10/10  (10/10)
Tensión:
10/10  (10/10)
Resistencia:
10/10  (10/10)

MensajeTema: Re: Refugio de Ricardo   Mar Nov 11, 2014 6:17 pm

Ricardo estaba sentado en una cama blanca, semejante a las de los hospitales, dentro de una habitación que parecía pertenecer a una cabaña de madera en el bosque de algún lugar completamente distinto en donde se desmayó, con una ventana hacia su nuevo muñón que dejaba ver que la edificación estaba en la cercanía de un lago. El ambiente era meramente otoñal lo que simplemente lograba ubicar al historiador en región global, pero no tenía ni idea de donde estaba.

El historiador estaba viendo ese escenario cuando el efecto de la anestesia fue disminuyendo de su cuerpo, haciendo que el hombre tuviera que volver a ver hacia donde estaba su brazo izquierdo y ver que lo que antes era un brazo entero, ahora era solo un brazo con muñón de un antebrazo que ya no existe, que lo más probable se estará pudriendo en un bosque de alguna región del mundo, después de ser carbonizado por ese incendio brazador que inundaba sus recuerdos.

En ese momento donde el dulce pero a la vez amargo dolor inundaba la mente del Historiador, el cual ya comenzaba a masajear su brazo izquierdo con su mano para liberar un poco el dolor esa hermosa mujer entró a la habitación. Era una chica literalmente hermosa, de cabellos castaños y de ojos profundo de color miel, que al entrar robó el aliento del de canos cabellos, el cual se quedó viendo a esa hermosa mujer con un gesto de idiota, mientras ella se acercaba a su siniestra con una bandeja con equipo de curación y un vaso de agua.

Al llegar la mujer colocó la bandeja delicadamente sobre una mesa de noche que estaba a ese lado de la cama y moviendo una silla a la par del hombre de cabellos plata comenzó a cambiarle las vendas y a curarle el muñón del brazo sin decir una sola palabra al inicio, pero ya en el proceso su mente al parecer se estabilizó y comenzó a hablar.

¿¿¿¿ - Es normal si sientes aun tus dedos o si te duele, se llama sensación fantasma, si te duele mucho, puedes tomar estas pastillas

La hermosa mujer se sacó un frasco de medicamentos de uno de sus bolsillos y lo colocó junto al vaso con agua en la bandeja que se apoyaba sobre la mesa de noche de madera. El historiador, que ya se le había pasado un poco el hechizo por la belleza de la fémina que lo atendía, tomó el frasco de medicamentos, que por dicha tenía una tapa fácil de abrir con una mano, se colocó una cápsula en la boca y devolviendo el frasco de medicamentos donde estaba, tomó el vaso con agua y se lo tomó para pasar el medicamento por su garganta.

Mientras el historiador se tomaba el medicamento para disminuir el dolor que tenía en su muñón, ya con vendas nuevas y con las sustancias de curación aplicadas, la mujer volvió a ver al hombre de canos cabellos con los ojos llorosos, como si tuviera tristeza o lástima, aunque no se lograba saber si era por él o por ella.

¿¿¿¿ - Sabes…yo sé lo que es tener un hermano…con una enfermedad, como el tuyo, por eso tengo que hacer esto…

La hermosa fémina comenzó a temblar mientras hablaba, reafirmando más la idea de que esos ojos llorosos no eran por lástima o por tristeza sino más bien por miedo, pero ¿miedo a qué?, era la pregunta que recorrió la mente de Ricardo mientras veía esa escena.

¿¿¿¿ – Kenji es peligroso, no te salvo por ser bueno, el me pidió que te dejara fuerte porque necesitaba hablar contigo, el piensa torturarte para obtener la información que quiere y después usarte de carnada, él sabe dónde está Michelle, la antigua novia de tu hermano, ella también es una carnada, pero no lo sabe, en cuanto tu hermano la encuentre, Kenji los matara a ambos y créeme, él puede, el ya no es quien era, no es de quien me enamore, desde que peleo con tu hermano, solo entrena y entrena, fue a Nikko para usar el poder que se encuentra ahí, pero dos exorcistas lo detuvieron, creo que en esa misión mato a una niña exorcista y a todos los que lo vieron…

Otra pausa, una pausa que la mujer realizó mientras volvía a ver hacia atrás de ella, ¿volvía a ver hacia la ventana?, ¿hacia la puerta?, ¿o simplemente volvía a ver atrás de ella mientras esperaba no ver al hombre del que hablaba detrás? Eso es algo que a Ricardo no le quedó claro, pero algo era obvio, tenía miedo de Kenji por que ya no era el Kenji que conoció, era algo más.

¿¿¿¿ – Lo convencí de que aun estas muy débil y regreso a Japón para investigar algo, necesito que me golpees y te lleves las llaves de mi camioneta, abandónala en el primer poblado que encuentres y no llames la atención, si Kenji te encuentra…preferirías que te mate.

En ese momento la hermosa mujer le dio la espalda al hombre mientras colocaba las llaves de la camioneta en la mesa de noche, junto al frasco con medicamentos y con este acto, el hombre bajó la guardia y no sabía por qué, si era por el simple hecho de que se sentía atraído por ella, o por ese acto de amabilidad, nunca logró en ese momento responder a su duda, simplemente a como pudo se movió y se sentó en la orilla de la cama inmediatamente a las espaldas de ella, donde de un suave movimiento acarició el cabello de ella, no sabía por qué lo hacía, simplemente quería hacerlo.

- ¿Sabes donde están mis ropas y si hay algo extra que me pueda llevar?

La mujer tembló al contacto con la mano de Ricardo, pero sin temblor en su voz le contestó al historiador.

¿¿¿¿ - La puerta a la derecha de esta, es un armario, ahí están tus ropas lavadas y la espada que trajo Kenji contigo, con la que te cortó el brazo.

El hombre sin responder nada, simplemente con una sonrisa en su cara, la acercó al oído de la mujer muy suavemente.

- Mi nombre es Ricardo Ramírez y solo debes esperar, pronto me volveré lo suficientemente fuerte para liberarte de este infierno, pero si en algún momento tienes un problema, simplemente recuerda mi imagen y dí mi nombre, estaré a la par tuya en cualquier momento, no importa el lugar.

Mientras hablaba el hombre de cabellos canos alzó su única mano a la altura del cuello de la mujer y al terminar la golpeó con suficiente fuerza para dejarla inconsciente, cayendo ella con el golpe al suelo. El hombre se levantó de la cama, fue al paso más rápido que podía hacia el armario, tomó sus ropas y se las puso, ya que no podría salir con una ropa semejante a la de un hospital, sería estúpido, así que colocándose su garbadina azul encima, y acomodando su espada en la cintura, el hombre regresó a la habitación ya vestido, para tomar las llaves, las medicinas, colocar suavemente a la mujer en la cama e irse de ahí en la camioneta, sin rumbo fijo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Refugio de Ricardo   

Volver arriba Ir abajo
 
Refugio de Ricardo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» Hoy por fin he ido al refugio
» REFUGIO ELEVADO
» Refugio en el bosque
» Ayuda para el Refugio de la Amistad de Vallirana porfi
» *(2012) ¿Cómo hacer un refugio fácil para animales abandonados ?es fácil,económico y muy seguro

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Fear Hunters 2 :: Japón :: Japón-
Cambiar a: