Fear Hunters 2

Juego de rol por foro de acción sobrenatural y terror.
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Destruyendo a la saciedad!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Agustín
Cazador
avatar

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 22/09/2013

Ficha
Vitalidad:
10/10  (10/10)
Tensión:
10/10  (10/10)
Resistencia:
10/10  (10/10)

MensajeTema: Destruyendo a la saciedad!   Dom Feb 08, 2015 9:33 pm

Nota::
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
The Evil Master
Administrador


Mensajes : 379
Fecha de inscripción : 08/10/2009

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Dom Feb 08, 2015 10:14 pm

La camioneta rugió todo el camino, después de un breve tour por el pueblo, John le había comentado su próxima misión, una horda de Urkels había atacado a varios inocentes no muy lejos de ahí.

-supongo que soy bueno con la gente, tengo una solida red de contactos e inteligencia, aun que me defiendo con la pistola, tiempo... -el hombre pensó por unos segundos y continuó- supongo que alrededor de siete años, era un publicista hasta que durante unas vacaciones de invierno fui a los bosques del norte;
un wendigo nos atacó, mato a mi hermano y de no ser por un cazador yo habría sido el almuerzo de primavera. Después de casi una semana de negación vendí mis cosas y bisque al cazador que me salvó el resto es historia aburrida.

Sin quitar los ojos de la carretera, John indico a Agustín que tomara una laptop del asiento trasero y viera el video descargado.

En dicho video, un par de jóvenes el reportero y el camarógrafo corrían por sus vidas a todo lo que sus endebles cuerpos eran capaz de dar.
Cansados, con frío y muy hambrientos, los hombres se detuvieron al lado de un tronco, utilizando la visión térmica de la cámara para poder dar un registro detallado de todo lo que estaba ocurriendo.

Reportero: -No nos han alcanzado.
No sabemos que son estas criaturas, pero al fin sabemos que el gobierno esconde algo.
No podemos hacer nada.
Billy le arrojó a una un cuchillo y no fue capaz de causarle una sola herida.
Que son, ...... BILLY, DETRÁS DE TI!!!!!!!!!!!!!!

Sonido de estática.

-Ese comportamiento es raro en los Urkel, casi apostaría a que están siendo azuzados -explico John al terminar el vídeo- el video esta en internet y ya van varias victimas mortales, tenemos que erradicar esas cosas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Agustín
Cazador
avatar

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 22/09/2013

Ficha
Vitalidad:
10/10  (10/10)
Tensión:
10/10  (10/10)
Resistencia:
10/10  (10/10)

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Miér Feb 11, 2015 6:10 pm

Con la laptop ahora al lado de su pierna herida, puesto que el cazador había puesto la misma ahí una vez había terminado el video, el hombre llevó su mano y la puso en su cabeza, pasándola por su cabello hacía atrás y dejándola en forma de punta por un momento.
Pensaba en el extraño comportamiento de los Urkel y en como estos habían pasado a atacar a personas inocentes de un momento a otro, devorando a sus presas sin ninguna necesidad predemitada.

-De hecho es muy extraño, aunque este comportamiento lo he notado no hace mucho tiempo. -Teniendo en cuenta que al parecer se encontraba en confianza, Agusiding movió su cabeza hacía la derecha para poder observar la espesa negrura que se movía por la ventana. -Me encontraba en alguna especie de misión suicidad en una prisión, no sé que tan lejos de aquí. En ese lugar, tanto los Urkel como el Megar Urkel al cual me enfrenté se comportaban de la misma manera, controlando sus impulsos de una manera bastante extraña sin que hubiesen vírgenes a la vista.

El cazador, que aún tenía su mano en la cabeza, pasó a cruzar ambas por encima de su pecho.
Por alguna razón, un frío extraño había empezado a filtrarse dentro del mismo aire que dejaba transitar la ventana ligeramente abierta.
Por algunos momentos, parecía como si alguna especie de entidad intentase evitar que el hablara, mas, tras observar un poco la situación en la que se encontraba, parecía que era solamente él quien denotaba aquel extraño suceso.
Por un momento, un pequeño punzón en el ojo derecho del cazador le hizo pensar de igual manera que, tal vez, alguna basura había entrado por la ventana y había ido a parar al mismo, mas, tras intentar rascar aquel nuevo órgano el mismo pequeño campo de fuerza que le había evitado "
pincharlo"
con su dedo por primera vez, había vuelto a funcionar bajo el mismo modo de operación y el descarte de aquella idea fue tan rápido como el mismo modo en que se había adquirido.

-Los Urkels no suelen ser peligrosos, en lo más mínimo, pero eso tampoco es cuestión para llegar a subestimarlos.
En grandes cantidades, pueden ser criaturas verdaderamente peligrosas que pueden llegar a cansarte y pelear contra varios Mega Urkels, para un cazador no experimentado, podría resultar en la muerte.-
La camioneta rugió pesadamente al pasar por una curva bastante cerrada.
Las luces del único vehículo que se había cruzado en su camino por todo el trayecto se reflejaron parcialmente en el parabrisas para pasar rápidamente a convertirse en parte del paisaje olvidado. -Espero no llegar a convertirme en una carga por mi pequeño problema.

Con una ligera sonrisa que empezaba a denotar más la actitud sarcástica del cazador, se dio dos pequeñas palmadas en la pierna dañada.
Para bien o para mal, la vida había continuado.
Tal vez, mas solo tal vez, aquel era el momento idóneo para empezar a burlarse del mundo nuevamente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
The Evil Master
Administrador


Mensajes : 379
Fecha de inscripción : 08/10/2009

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Miér Feb 11, 2015 7:34 pm

Agustín, estaba de pie junto al mar, las rocas blancas y erosionadas de la costa le hacían creer que se encontraba en algún sitio de nueva Inglaterra. La luna, de un color rojo sangre, dominaba el cielo nocturno desprovisto de nubes. Agustín no se encontraba solo, decenas de personas habían aparcado en el descanso de la carretera, y todos parecían observar lo mismo;
un espacio particularmente negro del cielo, sin estrellas, ni nubes, parecía un gigantesco trozo de caucho derretido que se desparramaba en el azul obscuro del océano. La gente miraba con admiración y terror reverencial, pero él, el cazador de blanca cabellera, miraba con sus ojos de pupilas amarillas sin esperanza. Sabia que habían fallado lo que habían viajado al viejo continente, sin ser psíquico, podría apostar su valiosa espada que reposaba en el maletero reforzado del mustang de 67 que estaba estacionado a 15 metros de él, a que todos los que habían partido, ahora mismo estaban muertos y peor aun, que en menos de un mes, el resto de la humanidad los acompañaría.

El primer escalofrío de terror puro agobio al poderoso cazador y el asco y la desesperación lo invitaban a vomitar. Su hermano gemelo estaba de misión en Japón ¿ahí también podría observarse tal grotesco y desalentador espectáculo? ¿Podrían los caballeros derrotar a GUERRA? ¿Podría Agustín separarse de aquella hipnótica visión y acelerar para alcanzar a su jinete? Y después de haber perdido ya a diez cazadores, incluyendo a Max ¿podría Agustín derrotarlo antes de que todo llegara a su final?

Un horripilante temblor logró destruir lo que le quedaba de aplomo. Agustín grito y despertó repleto de sudor helado y una punzada horrorosa en su nuevo ojo. John lo desesperaba con un torrente sin fin de preguntas, las mismas que él se hacía. ¿Que había sucedido? Por fin, John guardo silencio, definitivamente era bueno con la gente, sabia cuando y como guardar silencio, lastima que moriría de forma tan brutal.
¿Que?
¿Por que había pensado en eso?
¿Por que había imaginado el cuerpo inerte, hinchado y lleno de pústulas de John?

La camioneta se detuvo, John lentamente bajo su ventanilla y encendió un cigarrillo.
-llegamos amigo -susurro indicando un claro de bosque que podía reconocer del video viral- manos a la obra.

John bajo de su camioneta, pero a donde se moviera, Agustín solo podía ver un cadáver enfermo, bañado de sus propios vómitos, excrementos y pus.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Agustín
Cazador
avatar

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 22/09/2013

Ficha
Vitalidad:
10/10  (10/10)
Tensión:
10/10  (10/10)
Resistencia:
10/10  (10/10)

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Miér Feb 11, 2015 9:37 pm

Un sudor frío;
Realmente el cazador había sentido un miedo que solo había experimentado la vez que Michelle se había encargado de dejarlo sin su órgano ocular, el cual ahora era sustituido por un parásito sanguinario que deseaba consumir hasta el último bocado de su alma.
En aquel sueño;
Muerte y destrucción.
Mas, ¿De verdad aquello era un sueño?
Nuevamente había vuelto a soñar con su espada y por sus venas corría un poder inimaginable con el cual el cazador apenas y era capaz de soñar;
En la negrura que se opacaba contra la hermosa costa el olor pútredo de la sangre había comenzado a infectar el olor salino y el fallo que se arremetía en contra de sus ojos había hecho que hasta uno de los más poderoso llegara a dudar.

¿En serio Lord Bellmont había muerto? ¿Aquel que lo había acompañado tanto tiempo como un amigo fiel de igual forma?
¿Por qué no le habían esperado? Ambos sabían que su poder estaba más allá de su alace, pero aún así habían intentado ayudar al de la capucha roja, haciendo que este no tuviera que cargar solo con aquella pesada carga.

-Por favor John ... Cuida tus espaldas ...

Aquellas palabras habían sido de completa sinceridad.
Para desgracia del cazador, la gran mayoría de sueños que este había tenido en el pasado tenían la mala coincidencia de volverse realidad;
Cambiar el futuro nunca era fácil y él, que poseía el poder de ver un poco más allá que las personas normales podía darlo por hecho.

A paso lento pero seguro, con sumo cuidado y apoyando una mano en el caliente capo, el de pelo cano bajó de la camioneta aún con un sudor que le recorría la médula por completo.
Agotado;
Como si aquel sueño no hubiese sido suficiente ahora cazar criaturas que podrían tener la clave de alguno de los sucesos extraños que estaban aconteciendo no le parecía el mejor sueño.
Caminando lenta y dolorosamente, el hombre alcanzó al otro de cabello negro y le puso una mano en el hombro meintras este tiraba su cigarrillo.

-Intentaré en la medida de lo posible no ser una carga.
Solo a ti se te ocurre traer a un cazador cojo a una misión como esta, jajajaja.-
Sin mucha gana pero con decisión absoluta. Agusiding había decidido volver a su actitud recurrente pese a que en el fondo una parte de él aún prosiguiera en estado de reparación. -Confio en que podré ver tus habilidades dentro de poco.

De nada servía proseguir a la defensiva.
El aire traía consigo aquel olor a muerte característico de los sucesos por venir.
Sonidos extraños en la oscuridad más que palpable y una ligera incomodidad en el "
ojo"
del cazador.

Se comenzaba el andar hacía un nuevo infierno.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
The Evil Master
Administrador


Mensajes : 379
Fecha de inscripción : 08/10/2009

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Lun Feb 16, 2015 8:40 pm

Sin perder más tiempo, los cazadores comenzaron a alejarse de la camioneta, trazando círculos concéntricos, buscando pistas que pudieran dar algún indicio sobre el paradero del cubil de urkels.

John había dejado encendidos lis faros para neblina de su camioneta, lo cual daba una perfecta visión del claro, sin embargo, John parecía tener tantos resultados como Agustín en su búsqueda.

Después de casi quince minutos de silencio, el par parecía desesperado en su influctuosa búsqueda. John encendió un nuevo cigarrillo y avanzó hasta su compañero.
- parece que esta limpio -comentó el cazador quitar su palillo humeante de sus labios. El frio helaba la sangre y calaba los huesos, mientras el viento soplaba con violencia, silbando tetricamente al colarse entre el follaje.

John tendió su cajetilla hacia su compañero, ofreciéndole un cigarrillo.
-si no tienes una mejor idea, ¿qué te parece si buscamos más al norte? Hay otro claro que suele ser usado por campistas. Podríamos probar suerte ahí.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Agustín
Cazador
avatar

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 22/09/2013

Ficha
Vitalidad:
10/10  (10/10)
Tensión:
10/10  (10/10)
Resistencia:
10/10  (10/10)

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Sáb Feb 21, 2015 8:17 am

La búsqueda no había dado ninguna clase de frutos.
Con el frío viento golpeando sus caras, ambos cazadores representaban serias caras de frustración, observando como sus ideales se iban por el desague después de que un niño jalase la cadena.
Además, tras si aquello no fuese poco, el mal andar del de cano cabello ante aquel terreno, comenzaba a causar un leve retraso que, significativamente, podría llegar a retrasar al nuevo equipo una vez la situación ameritara un combate más certero.

-Te lo agradezco compañero, pero no tengo la costumbre del tabaco;
De igual manera, deberías pensar en dejarlo también, te hace lento a la hora de actuar, jejeje.


Lo último había sido dicho com mucho sarcasmo, autorelegándose el cazador el mismo a su discapacidad momentánea.
Pese a no fumar, para aquel momento cuando ambos hombres se habían quedado pensando en un nuevo plan de acción, el humo que exhalaba Jhon causaba un efecto relajante en el cuerpo del de la roja gabardina, tal vez por el estrés, tal vez por el simple hecho de tener algo para hacer, pero en aquel instante, la naturaleza se había unido en una y un silencio total hacía de aquel momento algo perfecto, que, en situaciones distintas, podría considerarse como la mejor cita para una pareja que estuviese enamorada.

-¿Escuchas eso?

Unos cuantos pasos sobre la húmeda tierra rompían aquel silencio que, segundos después volvía triunfante sobre sus oponentes, destinándose así como uno solo, amo y señor.
Para aquel momento, la cara duditativa de Jhon le había hecho comprender a Agusiding que, al menos de momento, el hombre no captaba a lo que se refería el cano y fue ahí donde una risa burlona y bastante seria, pero silenciosa, salió de las faúces del que, al parecer, tenía más experiencia.

-La naturaleza se ha quedado completament en calma- Un prologando respiro fue dado mientras el cazador cogiaba hacía un árbol. De este, la primer y única pista que tal vez encontrarían en todo aquel lugar;
Ligeras gotas de sangre sobre la corteza de un viejo árbol.
Ahora no había ninguna duda. Alguien se había encargado de limpiar aquel lugar una vez la destrucción había pasado. Todo estaba siendo incubierto. -No escuchamos siquiera el cantar de los grillos o chicharras, que son insectos que deberían inundarnos con sus melodias a estas altas horas de la noche ..... Tal vez no tengamos que caminar mucho hacía el norte.

El cojo cazador pasó sus manos hacía sus fieles revólveres, dando así antelación a que algo podría estar por pasar.

-Pon mucha atención nuevo amigo.
Lo que estás por ver no lo ha visto cualquier persona y no suelo utilizarlo a menos que algo realmente me esté molestando ....


Fue ahí cuando un aura, ligeramente visible, comenzó a inundar a Agusiding.
Cerrando ambos ojos, una fuerte punzada en su cerebro le alertó nuevamente de lo que anteriormente Lord Bellmont le había comentado.
¿Acaso ahora siempre que buscase utilizar algun poder extraordinario sería así?
No importaba, el hombre tenía que ver y por aquel momento tenía que alcanzar soportar el dolor. Al fin y al cabo, ¿No era eso lo que verdaderamente tenía que llegar a suceder? ¿No tenía él que superar cualquier manifestación que diera aquel parásito en su cuerpo?
Al abrir los ojos, un fuerte color azul recubría el ojo izquierdo del cazador y, por el contrario, su ojo "
derecho"
había tomado un color diferente, muy parecido al morado, lo cual indicaba, al menos para alguien que le viese, que aquél órgano visual no le pertenecía de manera propia al que de rojo vestía.

-¿Qué nos deparará el futuro?

Fueron las últimas palabras que el calmo viento se llevó consigo una vez el cazador había activado su poder de predicción.

Tirada de predicción::
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
The Evil Master
Administrador


Mensajes : 379
Fecha de inscripción : 08/10/2009

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Miér Feb 25, 2015 11:44 am

Aquella obscuridad inmensa lo cubría todo, era imposible ver, pero no solo eso. Un miedo helado, pegajoso y reptante comenzaba a escalar por los pies del cazador, subiendo por sus piernas, su espalda y su cuello, hasta sumergirlo en la más absoluta desesperación.

Aquella obscuridad estaba viva, o al menos, tenia conciencia y una inteligencia macabra y desoladora, la obscuridad lo miraba y sonreía. El cazador era incapaz de ver algo, pero sentía aquella sonrisa asquerosa consumiendo su alma y entonces, llegó, una terrorífica sensación de persecución, aquella cosa lo había estado buscando, pero ¿por que?

La visión término violentamente, Agustín se encontraba en el suelo, temblando y con sudor frio recubriendo todo su cuerpo. John se había arrodillado a su lado y su cigarrillo colgaba de la comisura de sus labios mientras intentaba ayudar al cazador.

-tu habilidad es dar sustos de muerte ¿verdad? -exclamó entre asustado y nervioso.

El poder de aquel cazador no solo no habia servido, si no que ahora, su "
nuevo"
ojo le ardia como si estuviese al rojo vivo. Pero nada importaba, el cazador de la gabardina roja lo sabia al momento que John lo ayudaba a ponerse de pie. ESO lo estaba buscando y lo habia encontrado.

El silencioso bosque comenzó a cobrar vida, como si realmente Agustín hubiera sido el unico que se encontraba aislado a aquellos sonidos, en el cielo obscuro, el joven de cabellera blanca, podía sentir aquella horrible sonrisa sobre él.

Todo estaba terminando y él habia acelerado las cosas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Agustín
Cazador
avatar

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 22/09/2013

Ficha
Vitalidad:
10/10  (10/10)
Tensión:
10/10  (10/10)
Resistencia:
10/10  (10/10)

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Miér Feb 25, 2015 7:44 pm

Agusiding tomaba la mano de Jhon mientras este le ayudaba a levantarse.
Había ignorado por completo el chiste que este había hecho acerca de su habilidad y rápidamente había comenzado a observar hacía todos los lados, acarreando lo que aquella extraña visión le había deparado.
Algo se encontraba detrás de él y en el fondo, un temor extraño le tenía completamente arrinconado.
Con una respiración entre cortada y un dolor de estómago anormal, el cazador intentaba definir como acabaría aquello que acaba de ver.
Mientras el hombre llevaba su mano derecha hacía su nuevo ojo, el cual ardía como si estuviese calentando un pedazo de fierro que empezaba a enrocejer, la luna alumbraba rápidamente a los dos cazadores y el sonido del viento volvía a golpetear los árboles.

-¿Acaso tú no lo sientes? Está cerca, y no podremos con él.

El hombre tirititaba de frío.
Además de su ojo, su pierna dolía por el doblez que se había producido al caer este al suelo de un momento a otro.
Entre el ardor del ojo, el frío que recorría su médula espinal y el dolor de su pierna, no alcanzaban a sumar el temor inherente que Agusiding sentía al darse cuenta que se había metido con algo que podría llegar a ser realmente peligroso, pero .... ¿Por qué aquello era de verdad peligroso? ¿Acaso él tenía el conocimiento verdadero de lo que había visto?
Lo único que sabía con certeza el de blanca cabellera era que aquella sonrisa lo había consumido en un nerviosismo sin igual.
La sonrisa que había visto se daba presentación por si sola y definía consigo la destrucción que pronto intentaría acabar con la tierra ....

-Smith!!!!! Sé que estás ahí.
Por favor, ven y habla conmigo un momento;
Jhon es un amigo!


Incorporándose nuevamente, Agusiding observó al hombre del cigarro.
Su mirada se encontraba perdida y al parecer, no confiaba del todo en las palabras del hombre que tenía por delante.

-Prometo contarte todo, de verdad, pero, de momento, confía en mí.

El viento seguía soplando con fuerza y varias hojas habían sido arrancadas de los árboles.
El hombre esperaba que aquel llamado funcionara, y de ser así, pronto, el tiempo comenzaría a paralizarse, tal cual la primer vez que se había visto con aquel espectacular ser.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
The Evil Master
Administrador


Mensajes : 379
Fecha de inscripción : 08/10/2009

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Jue Feb 26, 2015 7:41 pm

-De verdad que te crees demasiado importante -exclamó una voz aburrida, proveniente de entre algún lugar de las sombras- realmente no vine a concederte ningún deseo o a responderte absolutamente nada, vine a advertirte una cosa: jamás vuelvas a tratar de convocarme como si fuera tu mascota, a partir del día de hoy, el vínculo de ese ojo conmigo, quedara destruido

Al terminar de decir la ultima palabra, un veloz haz de fuego morado impacto directamente en la cabeza del cazador, alborotando su brillante melena blancuzca. Un dolor horrible le indico que aquel había sido un ataque real y realmente, el.cazador tenía suerte de no haber perdido más.

Tan súbitamente como la voz comenzó, así término y el silencio del bosque volvió a reinar, lentamente, los grillos e insectos propios del lugar volvieron a sus rutinas normales, llenando el claro de vida minúscula.

John de verdad tenia un rostro contrariado ante lo sucedido
-¿sabias que la ciudad que recientemente fue destruida, fue atacada por un ente capaz de usar ese fuego? -desde luego que era una pregunta, pero en el fondo, el.cazador notaba que John ahora lo miraba diferente y su mirada no era para nada amistosa.

Sin ayudar a Agustín, John camino hacia su camioneta y tomo su teléfono celular.
-tengo una llamada que hacer, es...privada, así que espera aquí por favor.

John se interno en el bosque, solo, armado y con su celular, dejando al cazador solo, en el suelo, herido y comprendiendo lo terriblemente mala idea que había sido todo aquello... John no era estúpido.

off:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Agustín
Cazador
avatar

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 22/09/2013

Ficha
Vitalidad:
10/10  (10/10)
Tensión:
10/10  (10/10)
Resistencia:
10/10  (10/10)

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Dom Abr 12, 2015 11:49 am

El dolor.
Aquellas llamas habían dañado su ojo, haciendo que gran parte de su cara se quemara, más que al mismo tiempo, se reconstruyera como por arte de magia.
Su ojo había quedado inservible, más no había perdido su poder. Todo lo contrario, aquel supuesto parásito que Lord Bellmont le había dicho al cazador que poseía, al parecer, había acelerado su proceso evolutivo solo por el hecho de haber perdido aquella conección que le hacía fuerte, que le daba las viisones de aquel que le había enjendrado y puesto en el cuerpo extraño de otro.

Se encontraba enojado (el parásito), y los punzones que aquel ente emitía en el cerebro del cazador, hicieron que una vez las llamas se habían apagado y habían reconstruido su cara, cayera de rodillas, vomitando sangre a gorgojones, como si de varios tumores cerebrales se tratara aquel dolor.

Jhon se había marchado, y había hecho bien;
Tal vez el cazador había perdido ya al único amigo que había ganado en largo tiempo, pero aquello tampoco le importaba.
Una vez la sangre había dejado de salir, el de pelo blanco se encontró tan desgastado que, por unos minutos, tuvo que arrecostarse a aquel árbol que anteriormente había visto.

Pensamiento::
 

Limpiándose un poco la sangre de la boca, el cazador pasó a levantarse a paso lento por el dolor en su pierna.
Cualquier persona que le hubiese visto en este momento, hubiese comprendido que no estaba en su mejor albor físico, mas, eso a él no le importaba.
Nuevamente tenía una poderosa arma en su espalda y el cantar del viento en sus oídos.
El olor a bosque y la sensación de paz en su cuerpo, pese al dolor de su ojo y su pierna, lo habían invadido rápidamente.
Smith se había encargado de darle una lección, y él lo sabía.

Caminando a paso lento pero seguro, el hombre no esperó a que Jhon volviera a donde se encontraban con anterioridad.
La humedad del bosque tocaba la ropa del cano y de igual manera, hicieron que uno que otro estornudo, que iba acompañado con algo de sangre, saliese de su boca por la sensación que las feromonas de las plantas causaban en su nariz.

En donde anteriormente había estado, el hombre solo había dejado una inscripción que sabía que aquel ente vería muy bien.

-Siento haberte tratado como un objeto-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
The Evil Master
Administrador


Mensajes : 379
Fecha de inscripción : 08/10/2009

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Jue Abr 16, 2015 2:32 pm

Cada paso que daba, l cazador sentía una poderosa punzada en el talón, la cual subía por los nervios del hombre hasta llegar al cerebro, donde su nuevo "
ojo"
le respondía con otra dolorosa sensación. Éste rítmico dolor desesperaba al joven, que con inquebrantable voluntad y orgullo, se había adentrado solo en las fauces de aquella bestia verde que parecía suspirar cada vez que las ráfagas de aire se colaban entre sus ramas y agitaba las hojas de sus copas.

Pequeñas ramas crujían bajo el peso del joven y solitario cazador, quien, sumido en sus pensamientos y dolencias, avanzaba sin prestar demasiada atención al bosque que implacablemente comenzaba a engullir su esencia.

Asaltado por la sensación de total soledad, Agustín detuvo su hipnótico y agonizante andar, mirando hacia todos lados, el cazador fue incapaz de orientarse dentro de aquella zona tan frondosas del bosque;
no había luz alguna aparte de la luna, los animales de aquella zona parecían estar en completo silencio ante la llegada del intruso de cabellera blanca y las estrellas estaban obstruidas por nubes negras, cargadas de agua.

Por aquí y por allá crujidos y sonidos comenzaron a poblar el área una vez más. Los habitantes de ese bosque continuaban con su vida normal y el cazador se encontraba solo y perdido, enfrentado a un enemigo al que no se le puede disparar ni cortar: la soledad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Agustín
Cazador
avatar

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 22/09/2013

Ficha
Vitalidad:
10/10  (10/10)
Tensión:
10/10  (10/10)
Resistencia:
10/10  (10/10)

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Dom Jun 07, 2015 10:04 pm

No era la primera vez que se encontraba solo ... No, pero tal vez era la primera vez que dolía tanto.
Fuera de un dolor físico, era su alma la que realmente se encontraba en conflicto;
¿Por qué hasta ahora se sentía de aquella manera?
¿Era posible que las palabras de los demás empezaran a recaer tanto en el alma del cazador?
Su pierna se encontraba prácticamente destrozada y nadie le había dado las gracias. Todo lo contrario, todos aquellos que en algún momento tal vez le pudiesen haber agradecido ahora se habían ido y tal vez no se encontraban próximo a volver.

El sonido del viento golpeando su cuerpo, aquel ardor abismal en su ojo derecho y la decepción que le había causado a su nuevo "
amigo"
.
El cazador pasó a descansar un momento, sentándose al costado de un árbol putrefacto que empezaba a ser carcomido por gusanos y otros animales rastreros en su parte superior.
Por alguna razón, el árbol, al rozar su espalda, daba un cómodo respaldar, como si en lugar de existir hecho de manera, fuese algo más que resistía el soporte de aquel que apenas tenía ahora lucidez para pensar.

-No ha sido un buen día para mí, ni tampoco una buena vida para ti, ¿verdad?
Ahora comprendo porque quemaste lo único que nos unía, y es porque realmente, te sientes utilizado.

La verdad, creo que comprendo el sentimiento mejor que nadie Smith.


El hombre de cano cabello parecía loco.
Observaba en todas direcciones como esperando una respuesta y simplemente el aire contestaba sus amargas palabras que salían a relucir al horizonte.
Tomando el machete, el hombre comenzó a hacer símbolos en la húmeda tierra y al cabo de un momento, de manera idóneo, comenzó a realizar un pequeño agujero con la punta, entreteniéndose así mismo mientras aquel descanso duraba.

Varias hojas comenzaban a caer del árbol ya muerto, su último escape a la vida terrenal.
Al tocar el suelo, se marchitarían, como todo lo que anteriormente el cazador había tocado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
The Evil Master
Administrador


Mensajes : 379
Fecha de inscripción : 08/10/2009

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Mar Jun 09, 2015 9:41 pm

La noche silenciosa engullía aquel claro decorado con el prominente arbol que, lenta pero inexorablemente decaía ante el paso del inclemente tiempo. El cazador;
solitario y anímicamente derrotado, sumergido en su mundo privado, era incapaz de notar el enrarecido aroma del ambiente, el indudable aroma a podredumbre y muerte. En los limites del claro, un relog Casio aun sujitado a una muñeca, unida a una mano roída y en estado de putrefacción, que extendía los restos de sus dedos sin vida como quien intenta con desesperación alcanzar la salvación a un destino funesto.

Los segundos dieron paso a minutos y el dolor fisico comenzó a disminuir en el cuerpo del cazador, sin embargo, su alma seguía tan herida como en el momento su su derrota contra la entidad llamada Smith.

Lentamente, los sentidos del hombre comenzaron a detectar el fétido aroma que lo inundaba todo. Con sorpresa, el cazador pudo notar como el sitio donde se había definido de forma aleatoria, realmente era un campamento destrozado. Un par de tiendas de campaña resgadas y manchadas de sangre seca, huesos completamente limpios regados por todo el sitio y un trozo de cráneo aún con un mechón de cabello rubio colgado entre un grupo de matorrales al norte.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Agustín
Cazador
avatar

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 22/09/2013

Ficha
Vitalidad:
10/10  (10/10)
Tensión:
10/10  (10/10)
Resistencia:
10/10  (10/10)

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Lun Jun 22, 2015 11:17 am

La agonía del propio dolor mental que cargaba el cazador era más de lo que se podía imaginar.
Hablando al aire, como lo hacía en aquel momento, parecía un simple siervo más de las marañas del destino, en lugar de una persona que re buscaba en su interior la ayuda y el perdón de algo más poderoso que él.
Miraba con ambos ojos hacía el pequeño claro que se encontraba no muy lejos de aquel podrido tronco en el cual ahora se encontraba recostado, hasta que, pasados unos segundos, cercano al pequeño riachuelo, el hombre de cabello plata visualizó lo que sería el punto de partida por el cual se encontraba ahí.

Sangre coagulada hecha prácticamente pequeñas pelotas recorrían el pequeño río con una fuerza sin igual, saliendo de diferentes cuerpos mutilados que se encontraban reposando ya inertes en las orillas.
Al lado, un pequeño campamento, lleno de personas que ya hacía algún tiempo había pasado a mejor vida.

Hombres y mujeres sin su ropa, algunos habían sido completamente desmembrados mientras se encontraban dentro de sus tiendas de campaña en medio de diferentes actos sexuales.
Brazos arrancados de sus cuerpos y llenos de agujeros de colmillos.
El cazador se había levantado y había comenzado a caminar hacía los diferentes cuerpos que se encontraban por la deriva, buscando pertenencias que pudieran darle alguna pista.

Entrando y saliendo de las asquerosas tiendas de campaña que eran más un desorden de vísceras y tripas que lugares algo cómodos para poder dormir.
Dubitativo, y sobre todo, algo molesto por no haber podido llegar a tiempo, el hombre de cano cabello tomó su machete mientras intentaba divisar algo en cualquier clase de dirección.
Sabía que entre tanto escombro y destrucción, algo útil podría aparecer;
Lo decía su experiencia.

El viento dio un fuerte soplo...
Desde las tinieblas, parecía que algo más se encontraba vigilante.


Tirada de búsqueda::
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
The Evil Master
Administrador


Mensajes : 379
Fecha de inscripción : 08/10/2009

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Mar Jun 23, 2015 1:21 am

La noche en su máximo esplendor reinaba en aquel.bosque silencioso. En aquel campamento de la muerte por extraño que pareciera, ni las moscas se paraban apesar de la innegable descomposición. Los ojos expertos del cazador peinaron el área en busca de cualquier pista que pudiera indicarle lo sucedido.

Lo primero en llamar la atención del cazador, fue un único y brillante cartucho vacío, calibre .22, lo cual significaba que alguien había intentado fútilmente de defenderse, partiendo de ese punto y pensando de una forma extrañamente fría y calculadora imaginó a un joven cazador, con su chaqueta naranja brillante disparando un rifle para venados contra una criatura de piel sumamente dura. Siguiendo la trayectoria de la mancha de sangre sobre la cual estaba parado, dedujo que el atacante había envestido desde el norte.

Dando un par de pasos, logró encontrar una nueva pista. Un gps profecional, los campistas no eran sólo adolescentes libinidosos, si no que eran acompañados por profesionales, pero...¿por que?

La respuesta, se encontraba terriblemente tirada en el suelo, diez metros por delante;
una chica a medio vestir, muerta;
si, pero no por bestias, si no por una única herida de bala en el cráneo. Sólo de pensarlo la sangre le hervía. En el campamento sólo había cadáveres de jóvenes adultos y ninguno iba armado, ¿acaso esos chicos inocentes habían sido llevados a un matadero? lo más probable es que las pruebas a sus miedos se encontrarán en la bitácora digital del GPS, sin embargo, en su estado actual ¿realmente quería saber si un humano había sido el causante de tanta muerte?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Agustín
Cazador
avatar

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 22/09/2013

Ficha
Vitalidad:
10/10  (10/10)
Tensión:
10/10  (10/10)
Resistencia:
10/10  (10/10)

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Vie Jun 26, 2015 1:34 pm

-Malditos bastardos ....

En aquellos momentos, el cazador estaba pendiente de todo lo que había hecho y podría haberse dicho que un cambio se estaba dando en su humanidad, pero no ... Aquella brutalidad, aquel espectáculo en el cual solo unos pocos buscaban diversión, habían hecho que inclusive se olvidara del dolor.
Si bien era cierto que tal vez su alma ya se encontraba tirada en el infierno por el hecho de haber causado la muerte de cientos de personas, ya sea con o sin culpa, jamás igualaría a las pocas muestras de humanidad que demostraban aquellos que asesinaban a sus iguales solo por el hecho de la diversión mal sana de sentirte "
animados"
.

Prácticamente sin dolor, aún cojeando pero con mejor paso, el cazador recorrió aún más con su mirada todo el terreno de aquel campamento.
Aquel cargador que, por alguna extraña razón, al contacto, aún se encontraba tibio.
Aquella mujer semi desnuda con un tiro en la cabeza y los cuerpos en estado de putrefacción que tal vez llevaban ahí más de unos pocos días, demostraban que todo aquello no estaba siendo más que un experimento;
Alguien estaba jugando con el bienestar de los Urkels e intentaba manifestar, ya fuera de buena o mala manera, el hecho de intentar hacerlos más violentos sacándolos de su "
Modus Operandi"
.

Aún cojeando, con sus dientes rechinando y con el cabello algo revuelto por el viento del bosque, el cazador examinó varios cuerpos con la mirada, intentando identificar en los que se veían algo "
mejor"
si estos aún tenían pulso. Caso perdido.

-¿John?

A lo largo, el cazador había escuchado unas pisadas.
Tomando su machete, el hombre se preparó para el combate intuitivamente.
Había sido ya suficiente;
Sentir pena de si mismo era una cosa, pero aferrarse a un estado mental inferior era algo que no podía permitirse cuando alguien estaba jugando con la vida de los seres vivos.
El hombre dio unos cuantos pasos aún con su pierna dañada, para así poder quedar a espaldas de un árbol.
Si tenía que pelear, no dejaría que lo emboscaran por detrás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
The Evil Master
Administrador


Mensajes : 379
Fecha de inscripción : 08/10/2009

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Jue Jul 09, 2015 1:32 am

Elevando lentamente sus manos, un hombre viejo y de dedos nudosos miraba al adolorido cazador.

El los ojos grises, nublados por cataratas y casi ciegos, el joven sólo pudo notar calma;
una calma sepulcral, solo posiblr en aquel que sabe que morirá y no le importa si la razón es por enfermedad o por heridas, ni siquiera si la muerte se adelanta.

-que pretendes rondando por aquí- susurró el viejo -¿acaso no ves que tu precensia aqui perturba las almas de estos pobres corderos?

El hombre bajo lentamente sus brazos y pesarosamente camino hacia el cazador. La obscuridad, los eventos recién descubiertos y el hedor a muerte por un segundo le hicieron pensar que aquella figura tambaleante era un zombie. Sin embargo, algo en aquel hombre le intrigaba, con sumo cuidado y sin confiar, Agusiding dejó pasar al viejo, quien caminaba directamente al árbol podrido, cada paso que daba el misterioso, parecía resonar con la fuerza de un gong en el cráneo del cazador. El anciano se detuvo exhausto a sólo una decena de pasos del árbol y algo en el interior del cazador se retorcía de miedo, miedo a que aquel hombre no llegara a su destino. Con un movimiento casi mecánico, el cazador dio un paso en su ayuda, pero su cuerpo pesaba una de tonelada, era como si cadenas invisibles lo tuvieran apricionado, una mirada detallada a su cuerpo y supo lo que pasaba.

Agusiding como muchos cazadores, era completamente incapaz de percibir auras, por lo que solamente podía darse el lujo de cazar espíritus débiles o usar trucos elaborados para lograr que los poderosos se manifestaran lo suficiente como para terminarlos. Aun que para muchos Agustín podría ser considerado como un cazador novato con mucha suerte, lo cierto es que tenía la experiencia necesaria para saber que aquil frío en su cuerpo y sus vellos herizados eran la prueba, pero ¿como ese anciano raquítico podía seguir avanzando con tan poderosa presión espiritual en el ambiente?

Desesperado por ayudar, el cazador hizo acopio de todas sus fuerzas, pero era inutil, el peso era demasiado.

"
Esto es ridículo "
una extraña voz, mucho tiempo olvidada parecía susurrarle mordazmente al oído. "
¿acaso eres un maldito inutil sin mi?... Parece que esas vacaciones en el infierno te hicieron blando... Y patético"
aquella voz, satírica y violenta, él la conocía, ¿pero donde, quien era?

Los músculos le ardían, podía sentirlos desgarrandose, pero también notaba como por fin podía dar un paso, el siguiente dolió menos y el tercere sólo un poco. No podia correr y tal vez caminaba más lento que el anciano, pero definitivamente estaba lográndolo, sin embargo, algo raro llamó su atención y por un instante lo hizo titubear... Solamente con su "
nuevo"
ojo Agustín pudo notar como una extraña bruma rojiza salía de su pecho, así como una torre de luz azulada brillaba al norte de donde el estaba, muchísimo más atrás del viejo y el árbol podrido.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Agustín
Cazador
avatar

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 22/09/2013

Ficha
Vitalidad:
10/10  (10/10)
Tensión:
10/10  (10/10)
Resistencia:
10/10  (10/10)

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Vie Jul 10, 2015 9:42 pm

Un impacto en su mente.
Un dolo extraño que nuevamente surcaba aquel órgano visual y un hedor extraño que hacía que el cazador sintiese unas fuertes ganas de vomitar, dejando que inclusive su rodilla sana, tras unos segundos, tocara el suelo para intentar dejar de lado las fuertes arcadas que desde su estómago intentaba retomar la salida hacía afuera, dejando a relucir las pequeñas partes de col y carne que el hombre había comido como último en el hospital de los Bellmont.

El dolor al caminar y el difícil respirar.
Los cabellos del hombre, por alguna razón, se habían puesto hacía atrás, demostrando así ante aquel viejo hombre que tenía de igual manera un nauseabundo olor y caminaba casi sin sentido hacía el árbol podrido, el ojo extraño y extrañamente negro que el cazador platino utilizaba para observar desde hacía algunas horas.

Pesado y estrepitoso, con más fuerza de la necesaria y aún así, sofocándose ante el poco poder que se daba cuenta que tenía ante aquellas situaciones.
El caminar era estresante y por alguna extraña razón, aquel extraño y casi palpable gas rojizo que salía del pecho del hombre peliblanco causaba en él un ligero temor que hacía que sus nervios se pusiesen completamente templados como la hoja del acero caliente al tomar contacto con el agua fría que está ahí para aplacar y endurecer su contorno.

-Está más muerto que vivo ... No hace falta ser un cazador para darme cuenta de eso.
¿Por qué tiene tantos deseos de llegar a ese punto?
¿Por qué siento que la presión espiritual que se encuentra en este momento presionándonos me ataca?
¿Por qué lo está causando?


Por la morena frente de Agusiding, pesadas gotas de sudor corrían a toda velocidad, haciendo así que rápidamente, el sobre esfuerzo físico atacara directamente las terminas nerviosas de su pierna herida, de la cual, ligeras gotas de sangre empezaban a desprender por el dolor que el caminar causaba al joven.

En el fondo del hombre, llegar al viejo era la primer necesidad.
Entre los cuerpos putrefactos, los huesos carcomidos y los tirones de cabello con partes de cráneo que habían sido arrancados de las víctimas, entre el moho, la humedad y sobretodo, el fétido olor que cada vez se agudizaba más, el cazador sentía que su cuerpo, en cualquier momento, podría explotar, tomando como punto de partida la lejana luz azulada que se veía en el horizonte.
Perturbado, confuso, cansado y con un miedo aterrador;
Los pasos pasaron a convertirse en un arrastre y su "
ojo"
derecho titilaba entre las sombras.

Alcanzar al viejo era la misión primordial.
Si tan solo sus dedos pudiesen rozar aquellos ropajes, el cazador tendría la calma y presteza de recuperar al menos su paz interior ...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
The Evil Master
Administrador


Mensajes : 379
Fecha de inscripción : 08/10/2009

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Dom Jul 12, 2015 6:23 am

Pero que carajo era aquel sonido que ahora acompañaba al incesante sonido del gong? Campanas? No, era distinto;
cascabeles, eso era, el nuevo sonido espectral eran cascabeles acompañados por un extrañl, incomprensible y veloz susurro.

Incapaz de soportar su propio peso, pero con férrea voluntad, el cazador continuó avanzando hacia el anciano casi arrastrándose. Cada centímetro que ganaba, hacia que su pecho ardiera y su cerebro a sintiera como si fuera un trozo se carbón encendido;
y aún así, el cazador sentía alivio, no alivio físico, si no uno más satisfactorio y difícil de obtener: alivio espiritual.

Durante sus años de entrenamiento, Agustín había podido estudiar varios tomos en los cuales se trataba el tema de la purificación espiritual, en los que se mostraban imágenes de personas que habían sido sometidas a algún tipo de ritual de purificación y en todas y cada una de dichas imágenes el rostro de las personas estaba deformado por el dolor y la desesperación.

¿Acaso aque el joven cazador estaba siendo sometido de manera indirecta a la un ritual de purificación espiritual? ¿aquello que sentía en ese momento, era su alma siendo limpiada de los pecados cargados por ocasionar tanta muerte y dolor?

Mientras las gotas de sudor desfilaban una tras otra sobre la frente del cazador, el anciano batallaba para alcanzar el árbol podrido;
paso tras paso parecía una batalla encarnizada contra aquella presión anatural, sin embargo y en contra de cualquier predicción, en un último esfuerzo, logró alcanzar dicho árbol con la palma arrugada de su mano.

Con la misma violencia súbita con la que la presión que encadenó al cazador apareció, ésta se desvaneció por completo;
sin embargo lo que al principio era una sensación de libertad, pronto se mutó en una en una horrible escena surrealista;
el cazador, poniéndose de pie a una velocidad increíble, se lanzó contra el anciano, dándose cuenta debque aquella sensación apremiante de alcanzar al anciano, poseía un matiz oscuro y macabro, consciente de la avasallante fuerza que utilizaba, pero incapaz de controlarse, el cazador derribo al anciano y mientras senincaba sobre el pecho escuálido de este, alzó su brazo poderoso armado con su machete.

-no volveré- fue lo único que atinó a exclamar el cazador mientras bajaba a su brazo lentamente. Un trueno distante resonó por el bosque, despertando al cazador de aquel trance demencial. El anciano, con ojos muy abiertos y acusadores miraba directamente al cazador quien aún se encontraba sobre de él, corriendo velozmente Agustín podía escuchar las botas de combate de alguien que probablemente fuera John, el anciano hizo acopio de toda su fuerza para levantarse lo suficiente como para susurrar al oído del cazador:

-pocas veces he presenciado maldad como la tuya y aún así, deberías de agradecer que soy quien soy y pertenezco al grupo al que pertenezco, ya que cualquier otra persona no tendría la misericordia que estoy apunto de mostrarte.

John por fin alcanzó al grupo y sin bajar su Beretta que apuntaba directamente Agustín resoplo al ver la escena.

-Tranquilo, tranquilo- exclamó el viejo -es sólo un mal entendido, tu amigo probablemente creyó que era alguna criatura extraña, sin embargo aunque no lo creas, poseo el don o la maldición de percibir cuando alguien realmente intenta dañarme y sé que tu amigo habría notado su error a tiempo.

Lentamente, Agustín bajó del viejo y se puso de pie sin atreverse a mirarlo directamente, John por su parte bajó su arma apenado y miró con aire arrepentido a Agustín.

-eres el exorcista encargado de montaña del este ¿no es cierto?- preguntó John intentando librarse de la culpa de haber pensado mal de su compañero.

-exactamente- exclamó el anciano al extender la mano pidiendo ayuda para poder levantarse -supuse que podría arreglármelas solo y hacer algún tipo de reconocimiento, sin embargo a veces olvido mi edad y que ya no soy lo que fui cuando era joven- comentó riendo cómicamente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Agustín
Cazador
avatar

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 22/09/2013

Ficha
Vitalidad:
10/10  (10/10)
Tensión:
10/10  (10/10)
Resistencia:
10/10  (10/10)

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Miér Ago 12, 2015 8:17 pm

Por un momento, la arrogancia del cazador estuvo a punto de salir, pero tras unos segundos, el hombre pasó a calmarse.
Si bien era cierto que había pasado algo fuera de lo normal y de lo cual ahora él no tenía explicación, que le demostraran misericordia era algo que jamás había soportado y que, lastimosamente, no estaba acostumbrado a demostrar delante de alguien que pasaba a amenazarle, mas, ¿Qué eran todos aquellos sentimientos que brotaban del hombre de un momento al otro? ¿Por qué, pese a mantenerse en control, una furia en su interior le decía que debía atacar a aquel hombre y destruir a John?

Jhon, aquel olvidado compañero que al parecer se había demostrando inicialmente como su amigo, había vuelto a aparecer delante del hombre de la pierna lastimada y de aquel pestilente viejo, apuntando de manera amarga al cazador que aún, pese a controlarse, tenía súbitos deseos de destruirlo.

Alejándose poco a poco de ambos hombres, Agusiding pasó a quedarse cercano al árbol al que el viejo había querido llegar, con la cara hacía abajo y evitando, al menos de momento, hacer contacto visual con el que había bajado ahora su arma gracias a las palabras del viejo, mas, todo aquello era extraño.
Muy en el fondo, el cazador sabía muy bien de donde venía su linaje, pero pocas veces había sentido tantos deseos de destruir.
Por un momento, inclusive el dolor de su pierna se opaco y una extraña sensación ocupó su cuerpo, sensación parecida a la que el hombre había demostrado a cuando se encontraba en Nikko con anterioridad.

Rascando su cabeza lentamente, el cazador pasó a dejar que el viento se llevarse sus problemas;
El olor fétido no se extinguía y la carne putrefacta parecía bailar de un lado a otro entre los escombros y el polvo que las criaturas habían levantado cuando habían atacado aquella región.

-¿Qué dijo Bellmont?
¿Considera que merezco unos minutos más de vida? De lo contrario, dispara, si te atreves ....


Aquellas palabras no habían salido del cazador.
Pese al remordimiento que sentía en su cuerpo, una fuerte emoción había controlado al hombre, el cual, ahora, pasaba a tirarse ligeramente devastado hacía la húmeda arena.

Un sonido extraño sonó una vez este había posado su trasero en el suelo;
Un hueso bastante desgastado había pasado a romperse al toparse con el trasero del cazador en su lugar de descanso.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
The Evil Master
Administrador


Mensajes : 379
Fecha de inscripción : 08/10/2009

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Lun Ago 24, 2015 8:47 pm

El silencio gobernó tras las palabras del cazador, el rostro de Jhon rápidamente cambio de la mirada de quien pide perdón a una simple y absoluta desconfíanza.

-tu amigo no es el foco más brillante de la habitación ¿verdad? -rompiendo el silencio con violencia el exorcista habló- no es seguro quedarnos aquí, Belmont no previo contra lo que nos enfrentamos realmente, así que este no es ni el momento, ni el lugar para sanjar sus diferencias.

El viejo comenzó a avanzar alejándose de los dos jovenes adentrándose entre la malesza.

-de momento esto se quedará así -la vos de Jhon era fría y aspera- Belmont ordena muchas cosas y no todos los cazadores obedecen ciegamente, además, deberías saber que un cazador elige lo mejor para su misión, así que antes de retarme a dispar, piensa en que tengo balas mortales para los de tu clase.

Dicho esto, Jhon dio media vuelta y avanzó hacia el anciano -primero es la misión- exclamó lo suficientemente alto como para ser escuchado.

La fría noche de otoño le daba una satisfactoria sensación de frescura debido al fuego que ardia en su interior. ¿Por que sentía tanta rabia y odio asesino contra el anciano? y más aún ¿por que seguía repitiendose lo mismo una y otra vez?.... No regresaré, jamás regresaré.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Agustín
Cazador
avatar

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 22/09/2013

Ficha
Vitalidad:
10/10  (10/10)
Tensión:
10/10  (10/10)
Resistencia:
10/10  (10/10)

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Miér Ago 26, 2015 5:40 pm

En su mente, aquellas palabras seguían retumbando como alguien que acababa de quitarle un dulce a un niño llorón.
Ignorando de manera seca y abrupta a Jhon, el cazador comenzó su camino siguiendo al viejo por entre la maleza.
Por alguna razón, entre brincos y saltos por su pierna malherida, desde el momento en que el peliblanco había tenido la oportunidad de sofocarse con aquel ataque de ira, su pierna, pese a adolorida, se movía ligeramente mejor y sentía muchísimo menos dolor que con anterioridad.

Sintiendo como su pecho aún quemaba, aquella extraña aura roja proseguía su camino como si se tratara del aire que utilizaban las personas para respirar.
Mosquitos, ranas y a lo largo, uno que otro cadáver que los Urkels habían arrastrado desde la plenitud habían dejado malos olores ante los pasos de los hombres que ahora seguían al otro hombre más viejo y con más experiencia en aquella clase de lugares.

Aún con su odio, parte del ser del peliblanco se encontraba impresionado de la presteza y ligereza que utilizaba aquel ente de avanzada edad para caminar, al punto que, por uno que otro momento, tanto a él como a Jhon, hombres capacitados, jóvenes y entrenados, llegaban a sudar la gota gorda intentando alcanzar al viejo con mal olor que inundaba el ambiente pese al olor de la muerte y la putrefacción.

-Hay algo en mí ....- El de la gabardina roja dio un pequeño golpe a Jhon en su hombro para que captara que el centro de atención en aquel momento era él. -Algo que sé que no está bien y algo que también tengo en cuenta que me está cambiando.
Poco a poco, mi pecho arde más y es como si alguna especie de maldición quisiera salir .... No soy capaz de controlar al cien por ciento lo que siento y tampoco me siento del todo capacitado para poder darte un lo siento.


A lo largo, el viejo había avanzado lo suficiente después de haber cruzado una especie de pantano bastante enfermo que despedía un olor aún peor a todos los que hasta ahora, los hombres habían percibido;
Al parecer, deseaba dar un espacio a los cazadores para que estos pudieran compartir algunas palabras antes de llevarlos al lugar al que debían de ir.
Embarrados de barro, bajo el cielo estrellado, el hombre de pelo blanco había parado un momento para tomar un respiro. Deseaba ser completamente sincero con su nuevo compañero, aunque tal vez esto hiciera que su relación tornara aún a peor.

-Esto que me domina, hace que muchas veces diga o haga cosas que no quiero decir ni hacer;
Lo que pasó hace un rato, por ejemplo, lo siento, ya que no fue mi intención hablarte mal o hacerte alguna especie de desprecio.-
Dos pasos más y un fuerte viento. A lo largo, el viejo hediondo reía mientras encendía una especie de cigarrillo bastante extraño con una punta más alargado de lo habitual y un grosor abismal en comparación a cualquier especie de cigarro o habano que el cazador hubiese visto hasta el momento. -He sido el causante de muchas muertes, pero créeme, siempre he luchado por salvar a todos aquellos que han muerto.
Si de algo debo o puedo estar triste, es de mi falta de poder. Hay algo que no me deja avanzar lo suficiente, y últimamente, he empezado a sentirme más ... Humano. Algo en mí está cambiando y no me gusta, de verdad, no me gusta.


De nuevo el andar.
Agusiding no tenía ninguna especie de intención de hacer que Jhon entendiera lo que sentía, pero por miserable que fuera el motivo, algo en su alma se había tranquilizado bastante.
Bajo la luz de la luna que acaba de salir, el hombre tomó su machete para poder cortar algo de maleza que había entre su camino, el pantano y sus piernas.

El frío de la noche comenzaba a ser vibrante, mas, por alguna razón, de un momento a otro, por el horizonte del viejo fumador, una luz radiante, tan radiante como el sol, comenzaba a asomarse en la lejanía.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
The Evil Master
Administrador


Mensajes : 379
Fecha de inscripción : 08/10/2009

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Jue Sep 03, 2015 4:35 pm

John aguardó silencioso, escuchando la explicación de Agustín mientras el anciano los guiaba hacia la fuente de luz en medio de la penumbra del bosque.

Una vez que el cazador guardo silencio, John suspiró.

-realmente entiendo tu situación -John sacó un cigarrillo de su chaqueta y lo encendió- mi hermano fue poseído por un demonio y para su mala suerte sobrevivió durante más de tres años, hasta que reuní el valor para sacarlo de su miseria, así que supongo que por eso los Belmont nos hicieron equipo;
ellos realmente no explican mucho de sus planes ni motivos, y esa es la razón por la que han fallado en unificar a los cazadores en una sola unidad -aspiró su cigarrillo haciendo que su punta se pusiera al rojo vivo y unos instantes después expulsó el humo por la nariz- los Belmont guardan demasiados secretos, no me malinterpretes, probablemente son vitales para la supervivencia de miles de cazadores y por lo tanto de millones de civiles, pero aun así, los bastardos se creen de la realeza, me consta que no son humanos, al menos no como...yo, sin embargo siento que tanto ellos, como tu, intentan hacer lo mejor por los que tienen menos poder -dos fumadas largas más, y el cigarrillo se había consumido- sólo puedo esperar que se mantengan de nuestro lado y prometerles que si llegan a herir a alguien inocente o pierden el camino, yo y muchos como yo estaremos listos para ponerles un alto, mientras tanto, pueden confiar en mi.

&
Hermosas palabras jovenes -interrumpió el anciano enseguida- realmente entiendo si quieren privacidad para poder besuquearse, pero el tiempo apremia y estamos cerca de mi hogar.

Tras unos minutos más de caminata el grupo alcanzó la fuente de la luz que percibían: un potente faro colocado en la parte más elevada de una precaria torre de piedra perteneciente a una vieja iglesia del mismo material.

Antes de que el grupo llegara a la puerta doble de madera, dos jovenes con la cabeza rasurada y vestidos con túnicas negras abrieron y reverenciaron al anciano al mismo tiempo que los tres ingresaban a la estructura.

El interior era de piedra y el suelo de madera, en lo alto.del techo abovedado colgaba un candelabro con todas sus velas encendidas y directamente al frente un altar con treinta velas encendidas frente a treinta artículos tan diversos como un zapato de caminata, una cámara fotográfica, una mochila e incluso una playera de algún grupo de rock que Agustín desconocía.

-Ofrecemos luz a las almas de las víctimas de este bosque -explicó el anciano ante las miradas del par de cazadores y luego, dirigiéndose exclusivamente a Agustín, se presentó- mi nombre es Alberto Fiorenco y durante veinte años fui el sumo inquisidor y exorcista en jefe del vaticano, ahora estoy retirado pero pertenezco a la santa hermandad de los exorcistas y soy el encargado de esta la iglesia del arcángel Rafael. Un gusto conocerte demonio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Agustín
Cazador
avatar

Mensajes : 94
Fecha de inscripción : 22/09/2013

Ficha
Vitalidad:
10/10  (10/10)
Tensión:
10/10  (10/10)
Resistencia:
10/10  (10/10)

MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   Jue Sep 03, 2015 6:05 pm

El olor a incienso y las mohosa pared.
Las varillas que dejaban denotar aquella peste a cementerio recién lavado y las taquillas a lo largo que dejaban ver la cruz del redentor colgando en lo alto;
Efectivamente, aquello era una iglesia y desde que habían entrado, el cazador se había comenzado a sentir aún peor de lo que ya se sentía con anterioridad.

El dolor en la pierna del hombre había regresado con demasía y aquel llegaba a tal extremo que Agusiding tuvo que pedir ayuda de su compañero para poder bajar las pocas gradas que llevaban a los hombres hacía el frente de aquella inmensa edificación que tenían por delante.

-Creo que tienen maneras un poco triviales de ofrecer la luz y la paz a los hombres y mujeres que han fallecido ....

Del el primer momento en que habían pasado aquellas inmensas puertas, aquellos hombres rapados no habían quitado el ojo del de pelo blanco, siguiéndola con la mirada recitando diferentes palabras a modo de balbuceo que apenas y eran audibles para ambos cazadores.

-Es todo un gusto conocerte Alberto ....
Agustín Corbella y sí, mi sangre desciende de la de los demonios, pero puedo asegurarte por mucho que, hay muchos humanos como tú y mi buen compañero cazador que son más demoníacos que yo ...


El cazador aún sentía el fuerte retumbe en su pecho.
Iluminado por las lámparas de aceite que había colocadas en las paredes, el hombre pasó a tomar asiento en un largo taburete.
Algo quería utilizar su pierna para salir;
El dolor que sentía en aquella en aquel momento era brutal.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Destruyendo a la saciedad!   

Volver arriba Ir abajo
 
Destruyendo a la saciedad!
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Fear Hunters 2 :: Estados Unidos :: Estados Unidos de America-
Cambiar a: